CARACAS, 30 ago (Reuters) – Partidos de la oposición de
Venezuela anunciarían esta semana si participan en los comicios
de gobernadores y alcaldes del 21 de noviembre, en lo que sería
la primera contienda electoral a la que acuden desde 2017, según
tres fuentes conocedores del caso.

Los adversarios del presidente Nicolás Maduro se abstuvieron
de participar en las elecciones presidenciales de 2018 y en los
comicios parlamentarios de diciembre de 2020, bajo el argumento
de que el proceso estaba amañado a favor del oficialismo.

Opositores en las regiones de Venezuela han estado
presionando a sus líderes para que abandonen la estrategia
abstencionista y han pasado semanas en conversaciones para
forjar una plataforma unificada contra los aliados de Maduro.

Entre martes y miércoles se estima que la oposición
anunciará su participación para escoger a 23 gobernadores y 335
alcaldes. El plazo para inscribir los candidatos a las
elecciones regionales termina el 1 de septiembre, según el
organismo electoral.

Para varios miembros de los principales partidos opositores
como Voluntad Popular, Primero Justicia, Acción Democrática y Un
Nuevo Tiempo, más allá de la elección de autoridades regionales,
la cita de noviembre intentaría movilizar a la población para
los comicios presidenciales del 2024.

Varios sondeos muestran que más de 50% de los entrevistados
está dispuesto a sufragar, indicó una de las fuentes
consultadas.

«Creemos que en las regionales se podría avanzar mucho
(…)Siempre debemos plantear retos para que la gente siga
luchando, dar la pelea por condiciones electorales», dijo otra
de las fuentes consultadas.

El escollo que ha postergado el anuncio de la oposición es
que algunos miembros de la coalición insisten en demandar
garantías de imparcialidad electoral, así como que se levante la
prohibición que pesa sobre algunos de sus dirigentes por
investigaciones administrativas de la Contraloría, entre otros,
agregaron dos de las fuentes.

La oposición participó en los pasados comicios de
gobernadores en 2017, cuando consiguió 4 de las 23 jefaturas de
los estados. Tras esa elección, el gobierno de Nicolás Maduro
designó a funcionarios del oficialismo como «protectores» o
máxima autoridad en esos gobiernos locales en manos opositoras,
dejando a los mandatarios regionales sin mayores facultades.

Esta semana delegaciones de la oposición y el oficialismo
retoman el diálogo en México para buscar salidas a la profunda
crisis política de Venezuela.
(Reporte de Vivian Sequera y Mayela Armas
Editado en español por Javier López de Lérida)