LA PLATA.- El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, logró un acuerdo con el 90% de los tenedores de la deuda nominada en dólares, que supera los US$7148 millones en esta provincia. El “deal” o acuerdo alcanzado con la mayoría de los bonistas la provincia dejará sin efecto los juicios por default que operan en Estados Unidos. Tenedores de bonos consultados por LA NACION confirmaron que el acuerdo está cerrado, de modo mayoritario.

La administración de Axel Kicillof comunicó el viernes al mercado que consiguió una participación importante de tenedores de bonos en la oferta de reestructuración de títulos bajo ley extranjera para canjear más del 90% de la deuda elegible.

Carlos Bianco, sobre la deuda en la Provincia: “La gobernadora Vidal nos dejó el muerto”

Diez días atrás Kicillof había justificado la demora de 18 meses para llegar a un acuerdo con los bonistas. “Tardamos, no firmamos porque no estamos dispuestos a entregar a la provincia, a firmar cualquier cosa que nos pongan enfrente”, había señalado.

El gobernador reconoció que la deuda es uno de los problemas más graves que enfrenta su gestión. Responsabilizó a la oposición por una situación que intenta resolver desde abril del año pasado, cuando esta provincia entró en cesación de pagos. El 13 de este mes la provincia de Buenos Aires formalizó la enmienda con una mejora para los bonistas.

Los nuevos términos implicarán una reducción de los servicios totales durante el período 2020-2024 de aproximadamente US$4450 millones (equivalentes al 75% de los compromisos originales), los plazos de repago (vida media) se verán triplicados, mientras que se producirá una importante reducción en el costo total de la deuda: el cupón máximo que la provincia debía afrontar antes de la reestructuración se verá reducido cerca del 40%, mientras que el cupón promedio se achicará a 5,6%. El acuerdo incluye también tres años de gracia para el capital.

El gobierno bonaerense explicó que con esta propuesta enmendada pagará 73 dólares por cada 100 y que la quita rondará el 23%.

Los años con más vencimientos serán los posteriores a 2030 y, en especial, la mayor carga podría darse en 2031. Pero hay una mejora: la deuda original suponía años con cargas de US$1500 millones, en tanto que ahora no superarán los US$900 millones anuales.