El golpe había salido mal. Con la policía pisándole los talones, se internó en la villa La Cárcova, San Martín. Pero no tendría escapatoria. Rodeado, se puso contra la sien la pistola Glock 9 mm con la que un rato antes le había apuntado a un automovilista al que, con un cómplice, habían llevado cautivos. Y gatilló. Con antecedentes por robo de autos en la misma zona, en José León Suárez, el delincuente, de 37 años, se mató delante de los uniformados que estaban a punto de detenerlo.

El hecho ocurrió ayer, cuando la víctima, que iba a bordo de un Honda Civic, fue interceptado por dos asaltantes que lo redujeron mediante amenazas con armas de fuego y se lo llevaron cautivo en su vehículo hasta que poco después lo liberaron en Esmeralda y Santa Cruz, en el partido de San Martín.

Fuentes policiales informaron a la agencia de noticias Télam que los delincuentes continuaron la fuga con el auto de la víctima hacia el barrio La Cárcova.

El hombre asaltado alertó de lo ocurrido a la policía y junto con efectivos de San Martín comenzaron la búsqueda del vehículo sustraído y de sus ocupantes. Los localizaron en avenida Central y Paso de la Patria.

Al advertir la presencial policial, los delincuentes, reconocidos por la propia víctima, escaparon a la carrera, por lo que se inició una persecución a pie hasta el interior de una de las viviendas del mencionado asentamiento.

En esas circunstancias, uno de los sospechosos se disparó en la sien, mientras que su cómplice escapó, señalaron las fuentes.

De acuerdo a los voceros, el fallecido tenía 37 años y antecedentes por un robo de auto de enero de 2007 en San Martín.

Por otro lado, el auto de la víctima fue hallado abandonado en la calle Libertad y Costanera, de José León Suárez.

La causa quedó a cargo del fiscal Ignacio Correa, fe la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial de San Martín, que inició actuaciones por “averiguación de causales de muerte”.