SANTA FE.- El ministro de la Producción de esta provincia, Daniel Costamagna, señaló que “Santa Fe es una de las provincias más perjudicadas” por la decisión del gobierno nacional de mantener el cepo a las exportaciones cárnicas hasta el 31 de octubre.

“La estrategia de la Nación no es la adecuada, porque no logró bajar el precio de la carne en los mostradores”, resaltó. Recordó que Santa Fe genera actualmente el 45% de la carne que se exporta a nivel nacional. Por lo tanto, ante las decisiones de la Nación, Costamagna pidió “pensar alternativas pragmáticas desde un esquema federal. La situación es muy compleja”. El ministro del gobernador Omar Perotti se reunió hoy con la Mesa de Enlace que visitó esta ciudad.

En diálogo con LA NACION, Costamagna reconoció que a pesar de las restricciones que se debió enfrentar como consecuencia de la pandemia que generó el Covid-19, “hemos estado enviando propuestas al gobierno nacional a los fines de resolver una situación que no perjudique a la cadena ganadera de la carne bovina y que además posibilite tener precios acordes en el mercado argentino. Ayer (por el lunes), hasta última hora, hablamos con los ministros Matías Kulfas y Luis Basterra, porque consideramos que el Estado nacional tiene dos herramientas fundamentales, que son el Senasa y la Dirección Nacional de Control de Comercio Agropecuario, con las que se puede cuidar el nivel de exportaciones y además abastecer el mercado interno”, planteó.

Cese de comercialización: la Mesa de Enlace anunció que endurecerá el reclamo contra el cepo

Cuando se lo consultó sobre la forma adecuada para resolver este tema, dijo que “se debe hacer articuladamente y desde el pragmatismo; incluso, en un esquema federal y participativo, que realmente posibilite un crecimiento genuino de todo el proceso ganadero que es realmente la clave para resolver de fondo la problemática”.

Costamagna reconoció ante una consulta que “los niveles de exportación de carne de los últimos años eran demasiado elevados respecto a la producción ganadera del país”, y apuntó que “lo adecuado en este momento es exportar entre 750.000 y 800.000 toneladas”.

No obstante, las cifras oficiales son categóricas. “En el año 2020 se llegó casi al millón de toneladas exportadas y entramos en una situación que ponía en riesgo el proceso de liquidación, que no era el adecuado”, detalló el funcionario.

“Desde el gobierno de Santa Fe seguimos sosteniendo que esto se resuelve con un incremento en la producción de carne. Para ello, el productor tener estímulos concretos, sean impositivos, financieros o crediticios y políticas claras y previsibles a largo plazo. Eso nos posibilitará lograr un nivel de producción que nos posibilite abastecer adecuadamente el mercado interno y tener una estrategia exportadora. En ese camino venimos trabajando y lo vamos a seguir fortaleciendo”, sostuvo Costamagna.

Impacto

El ministro santafecino reconoció que la limitación de las exportaciones “tiene un impacto en toda la cadena de la carne, particularmente en el primer eslabón: el criador, que es el que posibilita el crecimiento real de la ganadería argentina”. También admitió que la medida perjudica a la industria frigorífica, un rubro de suma importancia en Santa Fe con más de 10.000 empleos directos. “La industria frigorífica está trabajando pero tiene algunos sectores ociosos. Sin lugar a dudas también se ve perjudicada, porque con la capacidad que tiene podría procesar mucho más y ser más eficiente”, precisó.

El ministro admitió que “al ser Santa Fe la principal provincia exportadora de carne del país, cuando nos tocan los componentes de exportación sin lugar a duda las pérdidas en los ingresos existen: son reales y tangibles”, indicó.

Además, Costamagna sostuvo que el cepo no ha conseguido el efecto buscado: “Ha habido un atenuamiento de los precios de la carne en el mostrador, pero bajar no han bajado”, reconoció. “Por lo tanto, entendemos que la estrategia no es la adecuada. Vamos a seguir trabajando y acercando ideas y propuestas para que esto se resuelva favorablemente para toda la cadena productiva: para el ganadero, el criador, el invernador, los feedlots y la industria frigorífica”, concluyó.