Por Anthony Esposito y Nelson Rentería

SAN SALVADOR, 7 sep (Reuters) – El Salvador se convirtió el
martes en la primera nación en adoptar el bitcóin como moneda de
curso legal, un experimento del mundo real que los proponentes
afirman reducirá los costos por el dinero enviado a casa desde
el extranjero, aunque críticos advierten que puede impulsar el
lavado de dinero.

La medida que encabeza el joven y popular presidente Nayib
Bukele tiene como objetivo permitir que los salvadoreños ahorren
los 400 millones de dólares que gastan anualmente en comisiones
por remesas, en su mayoría enviadas desde Estados Unidos.

Solo el año pasado, las remesas a El Salvador ascendieron a
casi 6,000 millones de dólares, o el 23% de su Producto Interno
Bruto, una de las proporciones más altas del mundo.

Los sondeos muestran que la mayoría de salvadoreños son
escépticos sobre el uso del bitcóin y desconfían de la
volatilidad de la criptomoneda que, según críticos a la
iniciativa, podría aumentar riesgos para las instituciones
financieras. No obstante, algunos residentes se muestran
optimistas.

«Nosotros tenemos familia en Estados Unidos, ellos pueden
mandar allí y sin ningún costo, en cambio el banco les cobra
(…) para mandar dinero de Estados unidos a El Salvador», dijo
Reina Isabel Aguilar, dueña de una tienda en Playa Zonte, a unos
49 kilómetros al suroeste de la capital San Salvador.

El Zonte es parte de un experimento llamado «Bitcoin Beach»
destinado a hacer del pueblo costero una de las primeras
economías bitcóin del mundo.

En el período previo al lanzamiento, el gobierno ya ha
estado instalando cajeros automáticos de su billetera digital
denominada «CHIVO», que permitirá que la criptomoneda se
convierta en dólares y sea retirada sin comisión.

Pero Bukele buscó el lunes moderar las expectativas de
resultados rápidos y pidió paciencia.

«Como toda innovación, el proceso del #Bitcoin en El
Salvador tiene una curva de aprendizaje. Todo camino hacia el
futuro es así y no se logrará todo en un día, ni en un mes»,
dijo Bukele en Twitter, una plataforma que usa a menudo para
expresarse, informar sus logros o criticar a opositores.

El lunes, El Salvador compró sus primeros 400 bitcóins, lo
que hizo subir momentáneamente el precio de la criptomoneda
más de un 1.5% a 52,700 dólares. La moneda ha sido
notoriamente volátil. En abril subió a más 64,000 dólares y cayó
a 30,000 dólares en mayo.

Algunos analistas temen que el hecho de que el bitcóin sea
moneda de curso legal junto con el dólar estadounidense podría
enturbiar las perspectivas de la búsqueda de El Salvador para un
acuerdo de financiamiento de 1,000 millones de dólares con el
Fondo Monetario Internacional (FMI).

Después de que se aprobó la ley de bitcóins de Bukele, la
agencia de calificación Moody’s rebajó la calidad crediticia de
El Salvador, mientras que los bonos del país denominados en
dólares también se han visto presionados.

Bukele ha sido acusado de tener inclinaciones autoritarias
después de que el año pasado envió tropas al Congreso para
presionar a los legisladores para aprobar leyes. Su tuit decía:
«Debemos romper los paradigmas del pasado. El Salvador tiene
derecho a avanzar hacia el primer mundo».

(Reporte de Anthony Espósito en Ciudad de México y Nelson
Rentería en San Salvador. Reporte adicional de Wilfredo Pineda
en El Zonte, El Salvador. Traducido por Miguel Angel Gutiérrez,
editado en español por Gabriela Donoso)