MAR DEL PLATA.- Son carreras que no tienen distinciones. Porque no necesariamente hay que seguir a una categoría para disfrutar de una definición del campeonato. Las particularidades de este desenlace del Turismo Sudamericano hacen que esta carrera final de la temporada tenga varios puntos de atención. Hay tres candidatos al título, de los cuales los puestos ocupados en la clasificación son opuestos a sus posiciones en el certamen. Y a ello se le suma una lucha directa a los pilotos del equipo oficial Peugeot: Emiliano Spataro y el brasileño Carlos Bueno.

Más allá de esta disputa por el título, Osvaldo Cocho López (Alfa Romeo 156) logró la pole position y hoy, desde las 12, largará adelante para marchar en los 37 giros sobre el circuito de 2723 metros de extensión. Bueno, a bordo de un Peugeot 406, se ubicó segundo, pero en el campeonato tiene 132 puntos, seis menos que el líder del torneo, su compatriota Ingo Hoffmann (BMW 320), que ayer terminó sexto.

Spataro largará tercero. Quizás, entre los tres candidatos (tiene un punto menos que Hoffmann), es el más beneficiado por una clasificación complicada. Porque de mantenerse así, logrará el campeonato. «Estoy conforme por el equipo, ya que debemos llegar adelante del BMW. Y mi proyección de largada es muy buena, porque lo haré por el lado interno de la curva. Obviamente que si Bueno se me mete adelante en la primera curva, lo dejaré pasar», comentó el piloto argentino.

Hoffmann se ve confiado. Con su pícara verborragia se quita la presión de encima y la arroja hacia sus rivales: «Yo no tengo la obligación de salir campeón. Por supuesto que quiero serlo, por mí y por mi escudería. Pero el equipo Peugeot es oficial, el nuestro no, y tiene la necesidad de lograr el resultado. Además, los propios compañeros de equipo son rivales directos en la pelea por el título. No es una situación muy sencilla para ellos».

Un problema de difícil resolución se dará si el ganador resultara Bueno y Spataro terminara segundo, ya que ambos empatarían en puntos y no habría desempate, pues igualarían en cantidad de victorias, en segundos puestos, en terceros y así indefinidamente. Hasta el momento, no hay ninguna palabra oficial al respecto. Bueno sostiene que el título, en ese caso, debería ser compartido. Ni el delegado de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), Peter Riches, que llegó especialmente para observar esta carrera, se jugó por la solución.