ROSARIO. La violencia recrudeció durante las últimas horas en Rosario, donde se produjeron cinco crímenes en apenas 10 horas, con ataques que generaron conmoción, como el que se cobró la vida del “arrepentido” Carlos Argüelles y el de una nena de cuatro años con heridas de bala en sus dos brazos, en medio del juicio a la banda de Los Monos y del escenario preelectoral, a seis días de los comicios, algo que preocupa al gobierno.

En los últimos diez días se produjeron 16 crímenes en Rosario, donde a la par de los asesinatos también generaron conmoción los ataques a tiros contra residencias, como el que ocurrió en la zona noroeste de Rosario donde en medio de un tiroteo fue herida en sus dos brazos una nena de cuatro años, quien se encuentra internada, fuera de peligro.

En medio de este clima enrarecido, atravesado por la sangre en las calles, el secretario de Seguridad de Santa Fe, Germán Montenegro, afirmó que el recrudecimiento de los asesinatos están vinculados a “pases de factura entre bandas dedicadas al narcotráfico”, y advirtió sobre la presencia de una “dinámica criminal que se ha dejado instalar”.

El viernes pasado, el Ministerio de Seguridad de la Nación anunció el envío de 160 agentes de fuerzas federales para reforzar los operativos en Rosario. Este martes, el intendente de la ciudad, Pablo Javkin reclamó a los gobiernos provincial y nacional que no dejen “sola” a Rosario y que más fuerzas federales desembarquen en la ciudad. “Cuiden más a Rosario, no nos dejen solos cuando más lo necesitamos”, pidió.

“La mayoría de los hechos de violencia que vivimos en las últimas horas tienen como factor común una organización desde la cárcel. La inteligencia criminal dentro de los penales, en las causas que toman los fiscales, es fundamental”, afirmó el intendente.

Seguidilla de casos

Minutos después del asesinato de Carlos Argüelles, se produjeron otros asesinatos, todos con la utilización de sicarios. Argüelles era “imputado colaborador” en la causa que llevó a la cárcel al narco Esteban Alvarado. Este mecánico de 46 años fue imputado como uno de los testaferros del líder de este clan, y luego se plegó a la figura de arrepentido (técnicamente, “imputado colaborador”), y declaró en la causa contra su exjefe, pero en dos oportunidades se negó a ingresar al programa de “testigo protegido”.

Fuentes del Ministerio de Seguridad señalaron este martes que se negó también a ser trasladado a otra provincia y solo accedió a tener una custodia policial en su casa, pero no en su taller mecánico, donde estaba la mayoría del tiempo y lo mataron.

Minutos después del crimen de Argüelles se produjo otro asesinato en una estación de servicio en Mendoza y Circunvalación, donde un hombre fue ejecutado en el playón. Según los testigos, la víctima fue ultimada por una persona que se bajó de una camioneta roja que llegó al lugar por la colectora de Circunvalación.

A las 22, fue asesinado otro hombre en barrio Triángulo, una zona golpeada por la violencia. La víctima tenía 30 años y fue ejecutada en Manantiales al 3700, en inmediaciones de bulevar Seguí y Avellaneda. La policía secuestró cerca del cadáver 12 vainas y una moto, con la que se sospecha que esta persona se trasladaba al momento de ser atacado.

A la medianoche se conoció el fallecimiento de otro hermano del exjugador de Newell’s Miguel Torrén, quien estaba internado desde hacía 12 días en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA), después de haber sido baleado en barrio Triángulo. Luis Torrén, de 43 años, recibió tres disparos de arma de fuego el pasado miércoles 25 de agosto en Puerto Argentino al 4200, por dos personas que se trasladaban en una moto. Es el tercer hermano asesinado del actual defensor de Argentinos Juniors.

Durante la mañana de este martes se conoció que un joven de 25 años fue asesinado a balazos cerca de las 23.30 en Villa Gobernador Gálvez, ciudad vecina a Rosario. Según fuentes policiales, la víctima habría sido abordada por dos hombres que se desplazaban en una moto Honda Titán 150cc y que lo interceptaron y lo balearon en el tórax y en ambas piernas. En esa localidad el lunes fue atacada a tiros la casa del exintendente Jorge Murabito.