Daniel Bodman tiene 39 años, viene en junto a su pareja y su hijastro Stanley en Reino Unido y trabaja en la construcción. Mientras se encontraba remodelando su showroom de revestimientos de piedra encontró una nota oculta dentro de las paredes que lo sorprendió.

Remodelaba su casa y un descubrimiento en su jardín lo dejó sin palabras

Bodman vivie en Devizes, una tranquila ciudad ubicada a 150 kilómetros al oeste de Londres. Allí, este trabajador de la construcción comenzó a refaccionar el local de su empresa de revestimientos exteriores Market Town Memorials. Mientras estaba quitando parte del revestimiento interior de madera encontró el cartón doblado, con un cordón rojo, apoyado en la pared.

El texto, íntegramente manuscrito, había sido escrito en tinta roja. Pero lo más sorprendente era que había permanecido allí por más de tres décadas. Era como si alguien hubiera querido que lo encontraran y Bodman estaba cumpliendo con ese propósito.

“Esta tienda, ‘Herb Craft’, fue instalada por Nick Poole en agosto de 1986 con una tarifa de 2 libras esterlinas por hora. Casi toda la madera instalada había sido desmontada, limpiada y reutilizada, de modo que los gastos principales eran mi salario. Las paredes se encuentran en un estado terrible, así que Dios sabe cómo estarán cuando encuentres esto. Mientras hacía este trabajo, me electrocuté porque toqué accidentalmente dos cables desnudos”, se puede leer en la nota que el albañil había dejado cuando Bodman era apenas un niño.

La nota con la advertencia de Poole había sido escrita en el dorso de un folleto que indica cómo tratar a las personas que han sufrido un choque eléctrico

Pero lo que más le llamó la atención fue el lugar elegido por Poole para dejar su esquela. La nota, en la que aclaraba que se había electrocutado durante la refacción, había sido escrita, paradójicamente, en el dorso de un folleto que indicaba cómo atender a las víctimas de un choque eléctrico, con ilustraciones precisas de cómo RCP y los primeros auxilios en este tipo de accidentes.

“Es un texto interesante y nos hizo morir de risa cuando vimos dónde lo había escrito”, comentó Bodman en declaraciones recogidas por The Mirror.