PEKÍN, 6 sep (Reuters) – Una dosis de refuerzo de la vacuna
contra el COVID-19 de Sinovac Biotech revirtió una disminución
de las actividades de los anticuerpos contra la variante Delta,
mostró un estudio, lo que alivió algunas preocupaciones sobre su
respuesta inmune a largo plazo a una altamente contagiosa cepa
del virus.

El estudio se conoce en medio de dudas sobre la eficacia de
la vacuna china contra Delta, que se ha convertido en la
variante dominante a nivel mundial y está impulsando la
aparición de nuevas infecciones incluso en los países más
vacunados.

Varios países que han dependido en gran medida de la vacuna
de Sinovac han empezado a administrar inyecciones de
refuerzo desarrolladas por fabricantes occidentales a personas
completamente vacunadas con la vacuna china.

No se detectaron actividades de anticuerpos neutralizantes
contra Delta en muestras tomadas de los receptores de la vacuna
seis meses después de que recibieron la segunda dosis de la
vacuna CoronaVac de Sinovac, según un estudio publicado el
domingo antes de una revisión por pares.

No obstante, los receptores de dosis de refuerzo mostraron
una potencia neutralizante 2,5 veces mayor contra Delta unas
cuatro semanas después de la tercera dosis, en comparación con
el nivel observado unas cuatro semanas después de la segunda
inyección, según dijeron en el estudio investigadores de la
Academia China de Ciencias, la Universidad de Furan, Sinovac y
otras instituciones chinas.

No discutieron cómo afectarán los cambios específicos en la
actividad de los anticuerpos a la eficacia de la inyección de
Sinovac para prevenir que las personas se enfermen por la
variante.

El estudio de laboratorio incluye muestras de 66
participantes, incluidos 38 voluntarios que recibieron dos o
tres dosis de la vacuna.

La Organización Mundial de la Salud planea enviar unos 100
millones de dosis de las inyecciones de Sinovac y Sinopharm
contra el COVID-19 para fines de este mes, principalmente a
África y Asia, en su primera entrega de vacunas chinas. No
obstante, algunos países rechazaron las vacunas, citando la
falta de datos sobre su efectividad contra Delta.

Hasta fines de agosto se habían suministrado alrededor de
1.800 millones de dosis de la vacuna Sinovac en todo el mundo,
incluida China, según la compañía.

(Reporte de Roxanne Liu y Ryan Woo; editado en español por
Carlos Serrano)