CÓRDOBA. El gobernador jujeño Gerardo Morales declaró hoy en el primer juicio penal del país contra un productor de cannabis medicinal. El proceso se sigue en los tribunales federales de Córdoba y el gobernador fue citado porque en su provincia funciona un laboratorio estatal que fabrica aceite de cannabis de grado farmacéutico con aprobación de la Anmat. Con la audiencia de hoy terminaron los testimonios y el viernes 17 de este mes serán los alegatos.

Daniel Landgren está acusado de fabricación y preparación de estupefacientes en dosis destinadas al consumidor; es enjuiciado junto a Diego Neo, procesado por presunto encubrimiento. Ambos fueron detenidos en junio de 2017, tres meses después de la sanción de la ley de investigación médica y científica del uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados, pero tres años antes de que el Gobierno reglamentara la norma para autorizar el autocultivo con fines terapéuticos.

Morales respondió a un cuestionario preestablecido y dio detalles sobre todo el proceso de trabajo y buenas prácticas en el laboratorio jujeño, y de los convenios realizados con la Universidad Hebrea de Jerusalén para la formación técnica

“La provincia pudo avanzar en un objetivo de salud pública como es el de poner al alcance de la población un producto seguro y asequible; se les dio a los médicos una guía de manejo clínico que permitirá un mayor conocimiento y tratamiento de los pacientes”, dijo Morales. Apuntó que con 35 hectáreas productivas, el laboratorio emplea a 100 personas y que con la expansión prevista serán unas 1500, y que trabajan con unos 30 proveedores autorizados.

“Tenemos como meta la comercialización de productos con alto valor agregado científico y tecnológico”, añadió el mandatario jujeño, y planteó que, en el futuro —”no más allá de 10 años”— esperan reemplazar el cultivo de tabaco por el de cannabis.

Morales declaró en un juicio que es caso testigo en el cultivo de cannabis medicinal.

Morales fue convocado por pedido de la defensa de Landgren; el gobernador precisó que la política criminal no la definen las provincias, sino la Nación, y que Jujuy se rige, para el autocultivo, por la resolución de la Nación de abril de este año, por lo que “decenas de jujeños” están inscriptos en el registro habilitado para “llevar adelante el autocultivo de cannabis con fines medicinales”.

Hoy también declaró —a pedido de la defensa— el vicedecano de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba, Raúl Gómez, integrante de un grupo de estudio enfocado en el uso terapéutico del cannabis.

Descartó que el uso del cannabis medicinal pueda ser la “puerta de ingreso” al consumo problemático de marihuana: “Es el uso de una sustancia el que determina si es positivo o negativo”. Por ejemplo, afirmó que el alcohol tiene un consumo “más problemático” que la marihuana. Ratificó que la sustancia usada con fines terapéuticos “tiene bajo o nulo efecto psicoactivo”.

En la causa interviene el fiscal federal Carlos Gonella y el juez es José Asís. El juicio fue impulsado por el Fuero de Lucha contra el Narcotráfico de la provincia, a cargo del fiscal Carlos Cornejo.