Por Alex Lawler y Ahmad Ghaddar

LONDRES, 10 sep (Reuters) – La OPEP revisará probablemente a
la baja el lunes su pronóstico de crecimiento de la demanda
petrolera para 2022, dijeron dos fuentes de la OPEP+, ya que la
propagación de la variante Delta del coronavirus está poniendo
en duda la velocidad de recuperación en el uso de combustible.

El 1 de septiembre, varias fuentes dijeron que la
Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados,
un grupo conocido como OPEP+, aumentó su pronóstico de demanda
petrolera para 2022 a 4,2 millones de barriles por día (bpd)
desde los 3,28 millones de bpd anteriores.

Algunos miembros del grupo consideraron la nueva cifra como
optimista, lo que probablemente provocó revisiones, dijeron las
dos fuentes de la OPEP+. Está previsto que la OPEP haga públicas
sus últimas previsiones de oferta y demanda en un informe el
lunes.

«La OPEP podría revisar de nuevo las cifras para el próximo
informe mensual», dijo una de las fuentes, que pidió mantenerse
en el anonimato.

Gobiernos, empresas y operadores están siguiendo de cerca la
velocidad a la que se recupera la demanda petrolera tras el
hundimiento de 2020. Un retorno más lento podría afectar a los
precios y reforzar la opinión de que el impacto de la pandemia
podría afectar a los patrones de consumo durante más tiempo o de
forma permanente.

«Los pronósticos recientes para la demanda de crudo parecen
más suaves», dijo en un informe Stephen Brennock, de la
correduría PVM. «El crecimiento para las perspectivas de corto a
mediano plazo se está degradando progresivamente debido al
resurgimiento del COVID-19, sobre todo en Asia».

Brennock citó cifras de la Administración de Información de
Energía (EIA), órgano del gobierno estadounidense, que dijo en
su último panorama del 8 de septiembre que la demanda de crudo
superará los 100 millones de bpd en el segundo trimestre de
2022. Un mes antes, la EIA esperaba que ese hito se alcanzara en
el cuarto trimestre de 2021.

La OPEP tiene actualmente las cifras de crecimiento de la
demanda más altas entre las tres principales agencias de
pronóstico de la industria: la propia EIA y la Agencia
Internacional de Energía (AIE), un asesor de las naciones
consumidoras que publicará el martes su último informe mensual.

En 2021, la OPEP espera que la demanda de petróleo aumente
en 5,95 millones de bpd, por encima de la cifra de la AIE de 5,3
millones de bpd y del pronóstico de la EIA de 5 millones de bpd.

Para que se cumpla el pronóstico de crecimiento de la
demanda petrolera de la OPEP para 2021, la demanda mundial debe
promediar 99,82 millones de bpd en el cuarto trimestre, casi 1
millón de bpd más que la proyección del cuarto trimestre de la
AIE.

(Editado en español por Carlos Serrano)