Luego de que el Gobierno decidiera prorrogar por dos meses más, hasta el 31 de octubre, el cepo a las exportaciones de carne vacuna, la Mesa de las Carnes, que agrupa a 34 entidades del sector, rechazó la decisión y se preguntó: “¿Tiene sentido seguir con una medida que afecta negativamente a trabajadores, a la inversión, a eslabones productivos, a la recaudación tributaria, a la liquidación de divisas de exportación”?

En un comunicado, indicó que “es una señal claramente contraria a los objetivos que se enuncian como argumentación de la misma en el decreto y adversa a los intereses de la Nación en su conjunto: incertidumbre, desinversión productiva, descontento y principalmente la falta de esperanza en tener un país con reglas de juego transparentes, sustentables, duraderas, que fomenten la producción, el desarrollo y el crecimiento”.

El fin “electoral” que ven en el campo tras la continuidad del freno a la exportación de carne

En este contexto, señaló: “Decir que la medida tuvo resultado positivo es querer sostener un error con una mentira”.

“La medida ya afectó a los pequeños y medianos productores, donde el daño ya está hecho y se empieza a manifestar no solo en el descontento de un sector, sino también en la posibilidad de inversión productiva del mismo, el desande de estructuras en tecnología, genética y nutrición”, dijo la Mesa de las Carnes.

“Al mercado interno no le entra un bife más. El dinero ya no alcanza por su desvalorización constante, la gente no llega a comprar pan, carne, leche, combustible. Esto hace también que la menor demanda no traccione en el precio. El resultado para el consumidor con esta medida será una copia espejo de lo que paso entre el 2006 y 2010: una caída de consumo per cápita de 10 kilos por habitante”, remarcó.

Por su parte, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) remarcó: “Es imposible seguir así”. Indicó que el Gobierno desoyó “todo señalamiento de la realidad, tan solo para rapiñar algunos votos con un mensaje parcial y fraudulento”.

Un ministro de Perotti fustigó el cepo a la carne: “La estrategia no es la adecuada”

“El Gobierno cree que cerrando exportaciones crece el empleo y la inversión, piensa que así no se rompen, ni mercados ni compromisos comerciales, que no destruye empleo en plantas frigoríficas y en la cadena cárnica, que no necesitamos dólares provenientes de exportación porque nuestra economía, desfalleciente, no los necesita”, expresó la entidad ruralista.

“El Gobierno relativiza o ignora los efectos en el precio al productor, que genera el cierre de exportaciones. Cree que la política económica actual, nos sacará de la crisis social en que vivimos, que lo único que importa son las elecciones, es decir garantizar su supervivencia como casta, sin importar lo que se haga en el día a día, como si ello no tuviera consecuencias futuras”, agregó en un documento.

Para CRA, el Gobierno “no aprendió del cierre de exportaciones del gobierno kirchnerista anterior, ni registró la caída del stock ni tampoco registró el aumento del precio de la carne por baja de oferta”.

Jorge Chemes, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA)

“Nos entretiene con un supuesto plan ganadero, verdadero ejercicio de corta y pegue para distraer y no para generar una política pública sostenida en el tiempo. Con su presidente a la cabeza, promete rectificaciones que luego no cumple. Carece de gestión real en el Ministerio de Agricultura y se niega a dialogar con las entidades de productores y busca marginarlas reemplazándolas por entidades no representativas”, sostuvo.

En este contexto, la entidad presidida por Jorge Chemes subrayó que el Gobierno quiere llevar al sector a “la confrontación permanente, con la convicción ideológica de crear un enemigo y agrede, lastima, desprestigia e ignora al campo”.

“Nos han empujado con pésimas decisiones y mentiras a defender nuestros derechos, a sostenernos como productores y a expresar la verdad de lo que sucede, lejos de toda cuestión electoral, porque no está en juego una elección, lo que está en juego es el futuro de la República”, cerró CRA.