A los 84 años murió Art Metrano, el actor y comediante que se convirtió en favorito del público en la década del 80 gracias a su personificación del teniente Mauser, luego transformado en capitán, en las primeras películas de Locademia de policía. Ese papel le dio el gran reconocimiento como figura cómica después de recorrer durante muchos años como actor secundario las series clásicas de la TV y el mundo de los clubes de stand up.

Con el tiempo, Metrano adquirió el perfil típico de esos intérpretes a los que el público, sobre todo fuera de Estados Unidos, valora no tanto desde el apellido y sí a partir de un rostro que la pantalla convierte en familiar. En ese sentido, Metrano parecía estar por naturaleza dotado para la comedia.

Kathleen Turner: la larga y silenciosa lucha de la actriz por recuperarse y volver a brillar en Hollywood

Comenzó a llamar la atención con sus apariciones como “The Amazing Metrano”, un mago bastante estrafalario, en el clásico show televisivo nocturno de Johnny Carson. Allí inventó una rutina que muchos otros comediantes imitaron más tarde en el resto del mundo: a pura sonrisa, aprovechando al máximo la expresividad de sus facciones mediterráneas, simulaba ejecutar con sus dedos algún dudoso truco mientras tarareaba una canción. Esa fórmula, todo un alarde del mejor humor físico, le permitió a Metrano conseguir un lugar de atención permanente en el mundo de la comedia.

Art Metrano, un rostro familiar de las series clásicas de la década del 70 (ABC Photo Archives/)

Desde allí alternó su presencia en clubes de stand up con incursiones cada vez más frecuentes como actor en el cine y la TV, también en papeles dramáticos. Fue muy elogiada en ese sentido su participación en Baile de ilusiones (1969), de Sydney Pollack. Pasó en las décadas siguientes por decenas de series clásicas (Mannix, Kolchak, Las calles de San Francisco, Starsky & Hutch, Baretta) hasta que llegó Locademia de policía, que tuvo a Metrano como una de sus grandes figuras en la segunda y la tercera entrega, estrenadas entre 1985 y 1986. Allí fue Mauser, un teniente luego ascendido a capitán que se caracterizaba por su arrogancia y su vocación para manipular a la gente, atributos que inevitablemente se le volvían en contra.

También se lo veía seguido en el cine en policiales clase B o aventuras para toda la familia interpretando a algún policía inescrupuloso o un hampón de escaso brillo. Supo destacarse en comedias como Relaciones prohibidas (The Heartbreak Kid, 1972), de Elaine May.

Su papel más conocido fue en Locademia de policía

En 1989, tras sufrir un accidente doméstico al caer de una escalera, Metrano quedó cuadripléjico. Su fuerza de voluntad y un compromiso total con las tareas de rehabilitación lo llevaron a no renunciar a la actuación, que siguió con un show unipersonal armado también para recaudar fondos en ayuda a pacientes que tenían cuadros parecidos. Gracias a su esfuerzo logró hacer más tarde pequeñas apariciones y volver a ser por una vez el teniente Mauser en un episodio del fugaz regreso de Locademia de policía, en este caso a través de la TV, en 1997. Poco después se retiró de la actuación y se mudó a Florida, donde falleció.

Había nacido en Nueva York como Arthur Metrano, el 22 de septiembre de 1936.