BERLÍN, 9 sep (Reuters) – Fiscales alemanes registraron los
ministerios de Finanzas y Justicia el jueves, en el marco de una
investigación sobre una posible obstrucción a la justicia por
parte de la agencia gubernamental contra el lavado de dinero.

La investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera
(UIF), una agencia del Ministerio de Finanzas bajo el control
del candidato a canciller del SPD, Olaf Scholz, está analizando
si la división no actuó ante las advertencias de los bancos
sobre un posible lavado de dinero.

Las redadas se producen en un momento crucial para Scholz,
quien según las encuestas de opinión tiene muchas posibilidades
de convertirse en canciller alemán en las elecciones nacionales
del 26 de septiembre.

La UIF, junto al regulador financiero germano, Bafin -ambas
unidades del Ministerio de Finanzas-, ya recibieron críticas
anteriormente por no detectar problemas en la empresa de pagos
Wirecard, que colapsó en el mayor escándalo de fraude de
posguerra del país.

Un portavoz de la fiscalía pública dijo que iniciaron la
investigación tras recibir denuncias de que la UIF no había
actuado sobre millones de euros de transacciones sospechosas,
incluidas con dirección a África, entre 2018 y 2020.

Según afirmó, habían registrado los ministerios para ver si
se le había dicho a la agencia que ignorara los flujos de dinero
sospechosos.

Los fiscales dijeron que los bancos alertaron a la agencia
debido a la preocupación de que el dinero estuviera relacionado
con el tráfico de armas y drogas y el financiamiento del
terrorismo, y dijeron que la UIF tomó nota del informe pero no
lo envió a las agencias de aplicación de la ley.

También indicaron que están investigando el hecho de que
desde que la UIF asumió el control del lavado de dinero en 2017,
los informes de actividades sospechosas disminuyeron de forma
drástica.

(Reporte de Emma Thomasson; editado en español por Carlos
Serrano)