(Actualiza con cita de migrante)

Por Jose Torres

TAPACHULA, México, 28 ago (Reuters) – Cientos de migrantes y
solicitantes de asilo sobre todo de países de América Central y
el Caribe partieron el sábado de Tapachula, en el sur de México,
en una caravana que se dirigía a la capital mexicana donde
esperaban agilizar sus casos.

El grupo de aproximadamente 500 personas incluía familias
con niños pequeños de Haití, Cuba, Centroamérica y Colombia,
según un testigo de Reuters.

La caravana ocurre tras varios días de protestas de
migrantes en la ciudad Tapachula, quienes exigen que se aceleren
sus casos para que puedan salir del estado Chiapas, y reubicarse
en otras partes de México o dirigirse a la frontera de Estados
Unidos sin riesgo de deportación, según medios locales.

«No podemos sobrevivir en Tapachula», dijo el migrante
colombiano Carlos Correa, de 31 años, quien dijo que se unió a
la caravana el sábado después de esperar tres meses sin recibir
respuesta a su solicitud de asilo. «Le pedimos al gobierno de
México que por favor cree un corredor humanitario para que
podamos viajar a la frontera [de Estados Unidos]», añadió.

Según las leyes mexicanas, los migrantes deben permanecer en
el estado donde solicitaron asilo hasta que se resuelvan sus
casos, un proceso que puede llevar meses o años.

El sábado por la mañana, decenas de migrantes se reunieron
alrededor de una pancarta que decía «Tapachula Cárcel
Migratoria» antes de comenzar a marchar por las calles, ondeando
banderas y gritando «Sí, podemos», según un video publicado en
redes sociales.

Tanto México como Estados Unidos han sido testigos de altos
niveles de migración este año, particularmente desde
Centroamérica, donde la violencia, la pobreza y una crisis de
hambre han obligado a cientos de miles a huir.

Los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección de
Fronteras de Estados Unidos han realizado desde octubre más de
1.2 millones de arrestos o expulsiones de migrantes que cruzan
la frontera estadounidense.

México enfrenta una creciente presión de Washington para que
tome medidas para reducir la inmigración con destino a Estados
Unidos. En las últimas semanas, el gobierno mexicano ha enviado
a miles de migrantes al sur de México en avión, donde son
transportados en autobuses hasta la frontera con Guatemala.

Estados Unidos también ha instado a México a despejar los
campamentos que albergan a miles de migrantes en ciudades
fronterizas debido a preocupaciones de que representan un riesgo
para la seguridad y atraigan a bandas criminales.
(Reporte de José Torres en Tapachula y Laura Gottesdiener en
Monterrey. Editado en español por Miguel Angel Gutiérrez)