Faltan apenas dos días para conocer quién será el gran ganador de La Voz Argentina, edición 2021. En la emisión del viernes, Lali Espósito, Mau y Ricky Montaner, Soledad Pastorutti y Ricardo Montaner compartieron una noche muy distendida, acompañados de Marley, en la que charlaron sobre la competencia y contaron cómo vivieron la experiencia de hacer ese programa.

Al comienzo de la emisión, Lali fue una de las primera en tomar la palabra y expresó como sintió esa primera experiencia como parte de La Voz Argentina: “Para mí, es un honor compartir esto con ellos. Montaner y La Sole son ejemplos de lo que es hacer carrera desde joven y seguir vigente, son dos ídolos. Hoy nos lo decíamos con La Sole por WhatsApp. Hay mucho aprendizaje desde lo personal, de aprender cómo era antes y cómo es ahora. Estar al lado de ellos es enorme, y también compartir con mis amigos, hermanos a esta altura, como son Mau y Ricky”. Entre risas, añadió: “Acá he llorado como nunca en mi vida, ni con ninguna separación” (risas).

Por su parte, Mau y Ricky reconocieron el desafío que les significó conquistar a los televidentes que quizás aún no los conocían por sus canciones. Al respecto, Ricky reflexionó: “Yo siento que había muchas generaciones que no nos conocían, y que decían ‘¿qué han hecho ellos por estar en esa silla?’”; a lo que La Sole sumó: “Quizá nos los conocían tanto, pero ustedes lo hicieron de una manera increíble. Para mí, no hay persona que no los quiera”.

Más adelante, el programa continuó con un clip en el que distintos ganadores y participantes de otras ediciones del reality contaron lo mucho que los cambió el haber pasado por ese programa. De ese modo, Gustavo Corvalán, Lucas Belbruno, Antonela Cirillo y Pablo Carrasco, entre otros, prestaron su testimonio.

Luego, llegó el turno de los equipos y finalistas, y Ricardo Montaner tuvo unas palabras muy especiales para el finalista de su equipo, Ezequiel Pedraza. El cantantes y psicólogo, que trabaja en un centro para jóvenes con discapacidad, se mostró muy contento por estar en la final, y su coach le dijo: “Tú y yo hemos coincidido en este programa, y no es casual que estemos trabajando juntos para lograr tu sueño en La Voz. Yo estoy seguro que tu mayor premio está en eso que haces, en ayudar al prójimo”.

Por parte del team Lali, el finalista es Nicolás Olmedo. Marley opinó que fue “una de las grandes transformaciones”, y La Sole subrayó: “Lo que pasó con Nico es gran mérito de Lali. Ella insistió mucho con él, y creyó mucho”.

En lo referido al equipo de Pastorutti, su gran apuesta es Francisco Benítez: uno de los candidatos más firmes desde un primer momento. El músico sufre una tartamudez que afecta su habla pero no su canto, y su talento es tan grande que impactó no solo al jurado, sino también al público que siempre lo apoyó activamente. Lali recordó: “Me quedó grabado cuando él hablaba sobre lo que sufría. Después de haberte escuchado cantar, fue muy fuerte escucharle decir eso a alguien tan angelado”.

La Voz Argentina: Luz y Francisco pasaron a la final, y desde las redes hubo una llamativa reacción

Por último, los especialistas charlaron con Luz Gaggi, la finalista perteneciente al grupo de Mau y Ricky. Según contó, ella sufrió de joven un problema de salud, que la impulsó a elegir el canto como vocación, un arte en el que demostró una gran habilidad: “Iba a clases de baile y nunca me imaginé empezar canto. Pero me caí en el baño después de unos problemas en la cadera, y estuve muchos años sin caminar bien. Tenía 10 años, pero me planteé cosas”.

En ese momento, los jurados comenzaron a hablar sobre las opiniones de los usuarios en Twitter, las teorías que aseguran que la final ya está arreglada, y otras discusiones que transcurren en la web del pajarito. Si bien Montaner dijo que esa era una red algo venenosa, Ricky fue más directo y lanzó que era mejor decir eso, “por no decir de mierda”.

Las charlas transcurrieron durante toda la emisión, que se extendió hasta la medianoche, con algunos intervalos en los que hubo juegos como el “Quién es”, clips con bloopers y hasta divertidas charlas en las que, entre otras cosas, Lali confesó haber descubierto por qué en el tramo inicial del programa siempre tenían la misma ropa. De ese modo, La Voz Argentina palpitó su última entrega antes de la gran final del domingo.