Aunque ya han pasado treinta años, el príncipe Carlos todavía sigue profundamente avergonzado por la escandalosa conversación telefónica con Camilla Parker-Bowles que se filtró en enero de 1993. Así lo asegura un experto en realeza citado por el diario británico Daily Star.

La fuerte discusión que tuvieron el príncipe Carlos y la reina Isabel tras la muerte de Lady Di

“No puedo comenzar la semana sin ti”, le dijo Camilla a Carlos durante la conversación que, en realidad, es de 1989, pero que se hizo pública un mes después de la separación de Diana, en 1992. El hecho tuvo tanta trascendencia que los titulares de los diarios hablaban del “Camillagate”.

Carlos y Camilla el día de su boda: fue el punto final para una vida de habladurías en su entorno.

La llamada telefónica grabada entre el heredero y Camilla antes de acostarse expuso la relación íntima de la pareja. En la transcripción hasta se puede leer una frase bastante gráfica de Carlos que dice: “Te quiero llenar el tanque”.

Luego, durante la conversación, bromean acerca de lo “desesperadamente” que quieren estar juntos “todo el tiempo”, en medio de algunas frases y comentarios subidos de tono mientras arreglan dónde y cuándo volver a encontrarse. Unos minutos después se despiden confirmándose cuánto se aman. Y es ahí que Carlos, incluso, le dice a Camilla: “Tu gran logro es amarme”. A lo que ella responde: “Sufriría cualquier cosa por ti. Eso es amor. Es la fuerza del amor”.

24 años sin Lady Di: el infame último adiós a la princesa, entre paparazzis y embalsamadores

Cuando la grabación salió a la luz se produjo una verdadera conmoción en las distintas esferas de la realeza británica, especialmente, debido a que los dos estaban casados en el momento de la conversación.

Después del nacimiento de Harry, la vida sexual de la pareja se convirtió en prácticamente nula debido a que Carlos estaba enamorado de Camilla Parker Bowles, su actual esposa (Instagram/)

Junto con el alboroto provocado tanto en la realeza como en los medios de comunicación, la llamada también fue causa del divorcio de Camilla de su esposo, Andrew Parker Bowles, debido a que éste quedó completamente en ridículo frente a la sociedad. Sin embargo, luego del trámite legal, los tres siguieron siendo amigos.

Howard Hodgson, biógrafo real y conocido de Carlos, explicó en la biografía del príncipe de Gales que “aún hoy el episodio preocupa al príncipe”.

“Él sabe que las personas que no simpatizan con él o con la monarquía lo recordarán en el momento de su coronación y en todos los demás hechos significativos de su vida. Lo cierto es que todavía sigue profundamente avergonzado por el disgusto que les causó a su madre y tanto a sus hijos como a los de Camilla”, señaló el especialista.

En fotos: Máxima sorprendió a todos durante una salida cervecera

Se dice que Diana describió a la conversación como “enferma”. Sin embargo, ella tenía su propia llamada secreta en el cajón, cuando fue descubierta en una situación similar con James Gilbey, un amigo de la infancia. Publicada el año anterior al Camillagate, se escucha una voz de mujer –que se cree que era Diana- intercambiando términos afectuosos con Gilbey. Ese hecho también escandalizó a la realeza.

Camilla, la sombra de Lady Di y la razón por la que el príncipe nunca la llegó a querer

La conversación se grabó en la víspera de Año Nuevo en 1989 y se puede escuchar a la pareja planeando encontrarse. Durante el diálogo telefónico, la princesa de Gales le decía a Gilbey sobre su esposo: “Hace que mi vida real sea una verdadera tortura”. Y le cuenta cómo a veces se sentía “triste y vacía”.

Diana y Charles finalizaron su matrimonio en 1996 y se cree que se volvieron más amistosos el uno con el otro en el último año de su vida. El príncipe de Gales mantuvo su relación con Camilla y poco a poco la integró en su vida pública. Se casaron en 2005 y actualmente se la conoce como la duquesa de Cornualles, habiendo tomado el título secundario de su esposo por respeto a Diana.