De cara a las PASO del próximo domingo, este miércoles finalizaron sus respectivas campañas la lista 1A del Frente de Izquierda-Unidad (FIT-U) –conformada por el Partido de los Trabajadores Socialistas, el Partido Obrero e Izquierda Socialista– y el Nuevo MAS. Con Nicolás Del Caño y Manuela Castañeira a la cabeza de los actos de cierre, ambas fuerzas de la izquierda pidieron el voto para, en caso de llegar al Congreso, llevar dos propuestas concretas: la reducción de la jornada laboral a 6 horas y un salario mínimo de 100 mil pesos.

“El Frente de Izquierda fue la única fuerza política que enfrentó consecuentemente a la derecha durante la campaña”, arengó Gabriel Solano (PO), quien encabeza la lista de precandidatos a legisladores porteños, durante el encuentro que se realizó en el Hotel Tribeca del barrio de Congreso. “Es evidente que la fuerte apatía de la población en torno al proceso electoral es consecuencia de la falta de ideas y propuestas para salir de la actual crisis por parte de los principales bloques políticos ”, agregó.

Myriam Bregman y Gabriel Solano en el acto de cierre de campaña. (Ojo Obrero/)

En clara referencia al Frente de Todos y Juntos por el Cambio, Solano indicó que “los candidatos de los bloques mayoritarios no hablan de nada porque quieren encubrir sus propias responsabilidades en esta crisis”. Y denunció que “a todos ellos los une el acuerdo con el FMI, desde [Leandro] Santoro, hasta [María Eugenia] Vidal, [Ricardo] López Murphy y [Javier] Milei”.

De “escondido” a protagonista: el giro de Mauricio Macri durante la campaña

En ese sentido, en alusión al candidato de La Libertad Avanza, Solano remarcó: “Él dice que quiere bajar impuestos, pero yo me pregunto cómo va a hacer entonces para pagarle al FMI”. Para inmediatamente responderse: “Le va cobrar impuestos al trabajador, al desocupado, al jubilado, que paga el 21% cuando va a comprar un paquete de galletitas, o a una madre cuando va a comprar leche al supermercado”, exclamó. Y cerró: “Se hacen los antiestatistas, pero son recontra estatistas para avanzar contra los trabajadores y cumplir los compromisos con la banca de acreedores y con los especuladores financieros internaciones”.

Gabriel Solano, precandidato a legislador porteño por la lista 1A del Frente de Izquierda-Unidad (Ojo Obrero/)

A su turno, Myriam Bregman (PTS) señaló que “el voto al FIT-U les duele a los dueños del poder porque saben que somos una fuerza política para que esta crisis la paguen ellos, los grandes grupos empresarios y los banqueros, y no el pueblo trabajador”.

“Tenemos el orgullo de haber logrado que un debate muy importante se meta en la campaña: nuestra propuesta sobre la reducción de la jornada laboral a 6 horas, 5 días a la semana sin afectar el salario, para que trabajen todos y todas con derechos y terminar con la desocupación”, agregó la precandidata a diputada nacional por la ciudad de Buenos Aires.

La AFIP desiste de acusar a Cristóbal López, De Sousa y Echegaray

Para finalizar, Bregman no dejó pasar la oportunidad para incentivar la participación electoral: “No ir a votar, o anular el voto, es dejar todo en manos de esos mismos políticos que nos llevaron a aumentar la miseria, la dependencia y la decadencia nacional”. Del acto participaron los también precandidatos Romina Del Plá (PO) y Néstor Pitrola (PO); el precandidato a diputado provincial, Guillermo Kane (PO); el actual diputado nacional Juan Carlos Giordano (IS), entre otros referentes.

Cierre del Nuevo MAS

Por su parte, el Nuevo MAS de Manuela Castañeira finalizó su campaña con una conferencia de prensa en el Hotel NH del centro porteño. “Estamos muy orgullosos de haber logrado instalar una agenda por izquierda en el debate nacional, poniendo en la palestra los problemas de las y los trabajadores”, subrayó la precandidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires. Y agregó: “Han hablado de nosotros por lo que decimos, por nuestra militancia, por nuestro activismo. Que nos sigan criticando porque no vamos a cambiar nuestros ideales. Son los necesarios para cambiar este mundo”.

Manuela Castañeira y Federico Winokur (Prensa Nuevo MAS/)

“Todo esto lo hicimos con propuestas concretas, tales como un salario mínimo que parta de los $100.000, que se implemente el 82% móvil para las y los jubilados a partir de dicha cifra, y una ley de pase a planta permanente contra la precarización laboral”, definió Castañeira, para después precisar: “Estas medidas deben financiarse con la aplicación de un 50% de retenciones al agro en el marco de una reforma impositiva progresiva”.

Espert cerró con una caravana que clamó “basta” frente a Olivos y la Gobernación

“Con estas propuestas de transformaciones de fondo nos hemos plantado frente a un gobierno que se prepara para pagar la deuda externa y que dice que nada es posible, y frente a la derecha fascistoide que pretende imponer un clima favorable a contrarreformas antipopulares”, remarcó la referente juvenil, quien estuvo acompañada por el precandidato a diputado nacional porteño Federico Winokur.

Manuela Castañeira y Federico Winokur, precandidatos del Nuevo MAS (Prensa Nuevo MAS/)

Además, Castañeira resaltó que “no basta con denunciar la pobreza, lo que hay que denunciar son las grandes riquezas”. Y advirtió acerca de “los sectores de ultraderecha que quieren construir el ‘bolsonarismo’ en la Argentina”, de quienes “no hay que reírse, sino combatirlos con ideas”. “Este domingo queremos llamarlos para que nos acompañen con el voto, y así conseguir los 200 mil votos que necesitamos para entrar a las generales”, concluyó la dirigente del Nuevo MAS, partido que en estas elecciones legislativas competirá en 13 provincias y en más de 50 municipios bonaerenses.