A cuatro días de las elecciones primarias, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) informó a la Justicia federal que desistió de su acusación en contra de los empresarios patagónicos Cristóbal López y Fabián de Sousa, al sostener que fueron víctimas de “persecución, hostigamiento y arbitrariedades” por parte del gobierno de Mauricio Macri.

“La matriz de los hechos acontecidos entre diciembre de 2015 y diciembre de 2019 tienen un rasgo en común: la finalidad de persecución y hostigamiento a determinados objetivos políticos y económicos”, planteó la AFIP al explicar su retirada del juicio oral que tramita en los tribunales federales de Comodoro Py.

La decisión de la AFIP también alcanzó y benefició al ex titular del organismo Ricardo Echegaray, quien afrontaba cargos por la presunta defraudación contra el Estado y en beneficio del Grupo Indalo, pero que a diferencia de López y De Sousa no fue detenido con prisión preventiva.

Noticia en desarrollo