El economista Juan Carlos de Pablo se refirió al escenario económico post elecciones y dijo que -a diferencia de lo que dice el Gobierno– es “imposible que no haya un salto cambiario”, mientras que la duda es si va a ser de golpe o no.

“Es imposible que no haya un salto cambiario. La cuestión es si va a ser de golpe o no. Si acelerás el ritmo devaluatorio, la gente se ataja y, si hacés un salto cambiario, repetís lo que intentó hacer Juan Carlos Fábrega y no sirvió. Vos tenés que hacer las cosas dentro de un programa y un contexto político. En esta política estás más cerca de un Rodrigazo que de otra cosa”, afirmó De Pablo durante un webinar organizado por la empresa Planexware.

Sorpresa: la primera reacción del Gobierno por el avance uruguayo en un acuerdo comercial con China

Según el economista, el principal problema es que el presidente Alberto Fernández comete el mismo error que su antecesor Mauricio Macri, que es no tener un ministro de Economía fuerte.

“Tenemos dos pequeños problemas. En un país presidencialista, nadie le cree al presidente y los ministros no saben a quién mirar en busca de pistas políticas. Por otro lado, Alberto no tiene ministro de Economía, como Macri. Entonces el resultado es parálisis e iniciativas particulares. ¿Cuándo van a hacer algo los miembros del equipo económico? No saben. Intentarán no hacer nada. El plafón político de cara a 2023 es claro. Recuperar la credibilidad política es casi imposible y la política económica va a transitar en un escenario de esta complejidad”, explicó.

De acuerdo con él, los funcionarios entonces se plantearán las cosas al revés en términos de qué pueden no hacer y eso retrotrae al Rodrigazo: “Si tienen que hacer algo de la noche a la mañana con debilidad política es el peor escenario, pero así están planteadas las cosas”, resumió.

En cuanto a qué puede pasar con el dólar dijo que, a diferencia del primer semestre en que se redujo el déficit fiscal, en el segundo se va a emitir más con una demanda de pesos exigua. “El dólar blue es libre y, si cambia la cotización, es porque esa composición incomoda. Si la gente se asusta, pide más y, si se tranquiliza, menos”, opinó.

En este sentido dijo que, en 2011, cuando el oficialismo ganó por goleada, se tuvo que poner el cepo. “El cepo es un subproducto de la victoria de Cristina Kirchner. Frente al vamos por todo gente como mi tía Carlota dijo ‘¡con mis dólares no!´”, recordó, y dijo que lo que afecta a las cotizaciones son las sorpresas.

“Si al oficialismo le va mal el domingo no sé por qué tendría que aumentar el dólar, porque el susto es el vamos por todo. En 2019 el lunes después de la PASO fue así”, cerró.

En la apertura del encuentro Guido Pinto, gerente comercial de Planexware, abordó los aspectos críticos para las empresas argentinas en este contexto. En línea con esto, hizo hincapié en los efectos de la pandemia, que afectaron las operaciones comerciales a escala global; destacó la importancia de contar con procesos automatizados e integrados para lograr gestiones de negocios eficaces y remarcó la ventaja que implica el uso de herramientas digitales.