SAO PAULO, 10 sep (Reuters) – La protesta organizada por
camioneros brasileños leales al presidente Jair Bolsonaro perdía
fuerza el viernes, un día después de que el mandatario intentara
calmar una disputa con la Corte Suprema del país.

El ministro de Infraestructuras de Brasil dijo en un
comunicado en la madrugada del viernes que las protestas se
concentraban en tres estados (Rio Grande do Sul, Santa Catarina
y Rondonia), pero que no se bloquearon carreteras.

Bolsonaro acusó a la Corte Suprema de impedirle gobernar y
pidió más temprano en la semana la dimisión del juez Alexandre
de Moraes.

En medio de una agitación política que golpeó con fuerza a
los mercados financieros, Bolsonaro publicó un comunicado el
jueves por la tarde diciendo que nunca tuvo la intención de
atacar a ningún poder y que cualquier lenguaje fuerte ocasional
que usó provenía del «calor del momento».

También el jueves, cuando los camioneros bloquearon
carreteras en todo Brasil, amenazando rutas clave de
exportación, el presidente se reunió con ellos y dijo más tarde
en una transmisión semanal en vivo en las redes sociales que
detendrían las protestas el domingo.

Además de apoyar a Bolsonaro en su batalla contra la Corte
Suprema, los camioneros están descontentos con los altos precios
del diésel.

(Reporte de Carolina Mandl; editado en español por Carlos
Serrano)