Ciudad de méxico, 6 sep (reuters) – representantes del
gobierno y de la oposición de venezuela culminaron el lunes la
segunda ronda de diálogo en méxico tras la cual anunciaron que
alcanzaron dos acuerdos parciales, como parte de la hoja de ruta
trazada para superar la aguda crisis por la que atraviesa el
país sudamericano.

En un comunicado conjunto, luego de las negociaciones
celebradas entre el 3 y el 6 de septiembre, las partes dijeron
que uno de los acuerdos está referido a la protección social del
pueblo venezolano y el otro a la ratificación y defensa de la
soberanía sobre la Guayana Esequiba, un añeja disputa
territorial.

«Las partes acordaron establecer mecanismos de restauración
y consecución de los recursos para atender las necesidades
sociales de la población, con especial énfasis en los efectos de
la pandemia por COVID-19, incluyendo aquellos provenientes de
organismos multilaterales a los que tenga derecho la República»,
según el comunicado.

El gobierno de Nicolás Maduro exige el levantamiento de las
sanciones impuestas por Estados Unidos y Europa a funcionarios e
instituciones de su país -como la petrolera estatal PDVSA-
señalándolas como responsables de la crisis económica que azota
a la otrora rica nación petrolera, que enfrenta hiperinflación y
graves fallas de servicios básicos, alimentos y medicinas.

«Nos queda mucho camino por delante, nos queda mucho trabajo
que hacer, nos quedan muchos temas que discutir, pero el día de
hoy hemos demostrado (…) que nos podemos decir las cosas más
duras», dijo Jorge Rodríguez, presidente del Congreso venezolano
y líder del equipo negociador de Maduro.

El funcionario dijo que tras los «acuerdos tempranos»
alcanzados en la ronda, los representantes de ambos bandos se
volverán a sentar a la mesa a fines de mes en México.

En tanto, el líder de la delegación opositora -llamada
Plataforma Unitaria-, Gerardo Blyde, reiteró que el proceso de
diálogo será complejo y que en algunas ocasiones habrá acuerdos
tempranos y en otras no y enfatizó en la búsqueda de recursos y
fondos para enfrentar a crisis humanitaria que golpea al país y
que ha llevado al éxodo de millones de personas.

«Hemos siempre mantenido la línea fundamental de la
reinstitucionalización de nuestro país y el regreso de la
democracia», agregó el político.

Para la próxima ronda, las partes dialogarán sobre el
respeto del estado constitucional de derecho con énfasis en el
sistema de justicia y el «respeto a la institucionalidad
establecida en la Constitución», según el comunicado conjunto.

«También se continuará la discusión referida a protección de
la economía nacional y medidas de protección social al pueblo
venezolano, incluyendo los Derechos Especiales de Giro,
dispuestos para tal fin por el Fondo Monetario Internacional»,
añadió.

La coalición opositora pide el ingreso de ayuda humanitaria,
-incluyendo vacunas contra el COVID-19-, la excarcelación de
decenas de partidarios a los que considera «presos políticos» y
garantías para las elecciones regionales de noviembre, donde
participarán luego de haberse retirado de los comicios
parlamentarios de fines del año pasado.

A mediados de agosto, con el auspicio de Noruega, ambos
bandos se encontraron en la capital mexicana para intensas
conversaciones donde dieron a conocer la hoja de ruta que guiará
el diálogo, al que calificaron como «complejo».

A diferencia de intentos previos que fracasaron, esta vez el
diálogo cuenta con la participación de un nutrido grupo de
garantes, entre los que figuran, además de Noruega, Países
Bajos, Rusia, Bolivia y Turquía.

(Reporte de Ana Isabel Martínez, Sharay Angulo y Diego Oré.
Editado por Miguel Angel Gutierrez)