Después de una larga búsqueda, a la estilista Clara Pinto y a su marido les habían pasado el dato de una casa antigua, como las que tanto les gustaban. Llegaron rápido para ser los primeros de una larga lista de espera y ahí estaban, ante sus ojos, los techos altos, los pisos de calcáreos y un potente cerramiento de vidrio repartido que abarcaba toda la extensión de la fachada. Sabían que había que hacer reformas profundas, que tendrían que convivir con las marcas que dejan los años, que pronto les quedaría chica porque los hijos no iban a tardar en llegar y que para mudarse deberían esperar un año hasta que se fueran los inquilinos. Sin embargo, en esa primera visita señaron y, sentados en el jardín, llamaron a Malcolm Glass, arquitecto amigo y fundador del estudio Betta Arquitectos, que marcó el rumbo: invertir en buenas aberturas para ganar luz y ventilación en el interior. Concentrados en ese punto, consideraron los materiales originales que podían conservar, reutilizaron muebles que tenían y reciclaron otros.

Juego de bancos y mesa (Galpón de Dorrego). Flores frescas (Rêve Green Deco). En la pared exterior, color Smoky Wings (Sinteplast). Tras documentar la reforma, por Instagram y con gran repercusión, Clara Pinto, que es psicóloga, comenzó a dedicarse al estilismo. (Javier Picerno/)

Con buen criterio aprovecharon los espacios para plantear ambientes que se suceden de cara a un pasillo que es el alma de la casa. Para la ambientación, Clara proyectó una equilibrada mezcla de estilos country y urbano: maderas, fibras naturales y detalles en hierro negro que no opacan las señas de identidad de la construcción y a la vez realzan lo nuevo.

Antes y después. Una casa chorizo llevada a su versión más luminosa

Aquí llega el sol

Se respetó la estructura de casa chorizo: los ambientes dan hacia el pasillo y tienen vista directa al jardín a través del cerramiento de hierro y vidrio repartido que va de medianera a medianera.

Lámparas de techo (Compañía Nativa). Mesa (Casa Perri). Bol artesanal (MB Cerámica). Sillas traídas de la casa anterior. Almohadones (Paysana). (Javier Picerno/)

Aunque el pasillo no dejaba demasiado lugar de circulación, Clara apostó a armar el comedor cerca de la cocina. Para ganar espacio, hicieron un banco que apoya contra la pared, que además tiene tapa para guardar cosas.

Los dueños de casa aseguran que volverían a elegir el vidrio repartido. También advierten que requiere de un buen sistema de climatización. (Javier Picerno/)

En Martínez. Un interiorista renovó una típica casa chorizo potenciando su angosto terreno

Reciclar, una decisión inteligente

Recibieron los muebles, la mesada y la bacha de un familiar que reformaba su cocina. Bien laqueados y con herrajes negros, quedaron impecables.

El comedor se comunica con la cocina. En la entrada se encuentra esta estantería (Woodhead) para ver si funcionaba, y quedó. Ganó entidad con los apliques que la iluminan. Banquito escalera (Manada Almacén). (Javier Picerno/)

Vajilla de cerámica artesanal (MB Cerámica). Plantas y macetas (Ciudad Naturaleza). Lámparas de pared (Mercado Libre). Grifería (Agata Faucets). Mesada (Corian). Estante (El Fondo). Repasadores (UCQ (Javier Picerno/)

Histórica. En Congreso, una casa chorizo remodelada y llena de color

Espacios resueltos con buenos reflejos

El living fue otro de los espacios difíciles de resolver, porque es angosto, debía cumplir varias funciones y tenían que dejar una pared despejada para el proyector, porque no querían tele.

Perchero escalera (Lado C). Mesa de centro (Ce Cé Piumé). Cuenco de cerámica, obra de la mamá de Clara. Borla con cuentas de madera (Paysana). Sillones de un cuerpo (Diamante Tapicería). (Javier Picerno/)

El espejo con marco de hierro, que imita al cerramiento de vidrio repartido fue la solución para traer el reflejo del jardín y dar sensación de amplitud.

Sillón (Casa Perri) con funda (María Helena Santa Coloma). Espejo (El Fondo). Cuadro (Elebe). Alfombra (Rapsodia Home). Lámpara de pie (Omniluz). Plantas y macetas (Ciudad Naturaleza) (Javier Picerno/)

La pared de ladrillos a la vista era una de las condiciones del hogar soñado por los dueños de casa. Tuvieron la precaución de complementarlo con piezas de madera y fibras naturales, porque querían un efecto rústico, no industrial.

Obra realizada con hilos de seda natural y fibras (Cris Codern). Alfombra de yute redonda (Rapsodia Home). Consola (Casa Perri). Lámpara (D A Iluminación). Banquitos miniatura (Malacara Taller). Silla (heredada). (Javier Picerno/)

Para generar un acceso más importante y llevar la ansiada luz al interior, derribaron parte de la pared y ampliaron la antigua entrada que solo tenía una puerta.

San Isidro. En el bajo, una casa de los 70 se reformó al ritmo de una familia joven

Sueño en colores

La pared del pequeño recibidor del dormitorio principal es la única que tiene color. Fue un recurso para darle protagonismo a un espacio que es lo primero que se ve al entrar y que marca uno de los extremos de la casa.

epi (Javier Picerno/)

En el dormitorio que comparten Lola y Rafa aprovecharon el espacio para armar un cuarto infantil de estilo Montessori. Entre los dos placares heredados y renovados, colocaron el soporte para los apliques. La biblioteca, la pared de la cama y la cocinita están pintadas en el mismo tono de verde ‘Neblina Distante’ (Alba)

Sobre la cama heredada, cuadro (Jufish). Alfombra y almohadones (Another Home). Manta de lana (Luna Deco). Juguetes de madera (Lola y Chango). Mesa, sillas (Casa Perri). Biblioteca (Mercado Libre). (Javier Picerno/)

Cómoda y estantes (Liten Co). Cocinita (Puerto de Frutos). Espejos con marcos de fibras naturales (Casa Perri). (Javier Picerno/)

Hecho a nuevo, el baño mantuvo elementos vintage, como el mueble antiguo, que reformaron con la bacha, y los calcáreos, que se llevan de maravillas con la actualísima grifería negra.

Mueble (Antigüedades Cascini). Aplique de pared (D A Iluminación). Difusor y vela (Luces Candles & Home). Grifería (Agata Faucets). (Ferrum). Canasto (Biensur). Calcáreos (Mosaicos Obregón). Esponja (Orbol). Cortina de baño (María Helena Santa Coloma). Toallas (Luna Deco). (Javier Picerno/)

Igual que en el interior, en la galería conservaron los pisos originales de ladrillos que refuerzan la identidad de la casa.

La barra móvil diseñada por la dueña de casa sirve como auxiliar de mesa exterior y de la parrilla. Plantas y macetas (Ciudad Naturaleza). (Javier Picerno/)