A pocas horas del encuentro frente a Bolivia, por la décima fecha de las Eliminatorias sudamericanas, Lionel Messi, el capitán del seleccionado argentino, habló sobre las sensaciones de este cotejo que marcará el reencuentro del equipo albiceleste con los hinchas, luego de la histórica conquista de la Copa América en Brasil.

“Cuando terminó la final de la Copa América, no podía creer lo que pasó, mi sueño se hizo realidad. Cuando vi la nueva camiseta, con el parche de la copa, es una sensación hermosa. Saber que la tenemos… Duele ver lo que pasó anteriormente, pero tenemos la tranquilidad de que se dio y que pude cumplirlo, es algo grandioso”, destacó Messi en declaraciones a F90, en ESPN.

Lionel Messi, feliz en la práctica del seleccionado (Gentileza AFA/)

El capitán del seleccionado expresó: “Nos había pasado que no se daba [con el seleccionado], y por suerte en la última fue diferente. Estamos viendo que es una locura todo. Es una lástima que no se pueda jugar a estadio lleno, por las situación que se vive en todo el mundo por la pandemia, pero vemos lo que está haciendo la gente. Se junta todo, la posibilidad de ver a la selección, de regresar a la cancha, y es un momento espectacular para nosotros. Tengo muchas ganas de disfrutar todos eso”.

“En las vacaciones estuvimos felices del primer día al último. La verdad es que siempre nos tocaba no poder cumplir el objetivo, y era estar los primeros quince días amargado, sin ganas de nada, haciendo toda la fuerza por la familia. Pero estas fueron totalmente diferentes desde el principio al fin”, admitió sobre los días siguientes a la consagración en el Maracaná.

Messi: «Tuve muchos momentos buenos en la selección, en la Copa América de 2015, la de 2016, fueron buenos… Hoy estoy en un momento en el que crecí más como jugador, juego de otra manera»

“Ni antes éramos los mejores ni ahora los peores”, destacó el 10 del seleccionado albiceleste en cuanto a la actualidad del equipo celeste y blanco. “Hubo una parte del periodismo que nos trataba de fracasados, decían que no sentíamos la camiseta y que no teníamos que jugar más. Intentamos siempre dar el máximo, éramos los primeros que queríamos ser campeones. Pero no todo pasa por ganar o perder, es difícil ganar una Copa América o un Mundial. Creemos que somos los mejores del mundo, y tenemos que reconocer que no somos los mejores. No es fácil ganarla. Hay selecciones que compiten. Este es un grupo espectacular, que fue surgiendo en la Copa América de 2019, pero ya en 2015 y 2014 había un grupo así”, remarcó.

En camino al Mundial, Messi destacó: “Lo que no tenemos que hacer es creer que llegamos a nuestro tope, o creer que somos los mejores. Es un punto de inflexión, tenemos que seguir creciendo, este triunfo en la Copa América nos tiene que dar el envión para seguir creciendo como equipo, en el juego, cómo mejorar. Con Venezuela se hizo un gran primer tiempo, hay que seguir de esa manera, en lo futbolístico, con esa idea”.

En cuanto a su nueva función como jugador, reconoció: “Ahora me toca empezar de más atrás. Ya no estoy tanto en tres cuartos por delante, me toca ser más asistidor. Entonces, como me tiro más atrás, no tengo tanta llegada al arco como antes o tantas posibilidades. Pero también las sigo generando y teniendo las mías”. También reconoció sentirse inquieto por la dura falta que sufrió de parte del venezolano Luis Martínez, en el triunfo por 3-1 del jueves pasado: “Sentí que se me fue la pata para atrás, también sentí algo en la rodilla. Y durante el partido tuve un poco de molestia. Por suerte fue el golpe y nada más, pero en ese momento me preocupé. Fue fea la patada”.