El Gobierno confirmó hoy que ya no le es sencillo conseguir financiamiento en el mercado local: con la emisión de cinco instrumentos (la mayor parte de ellos de corto plazo) apenas consiguió tomar $71.374 millones, cifra que no le alcanza para cubrir los $79.800 millones que aún le faltaban para poder atender el martes un pago de $92.700 millones por dos títulos que vencen.

Esto abre la puerta a que, en los próximos días, tenga que volver a solicitarle asistencia por vía de emisión monetaria al Banco Central (BCRA), entidad que ya le lleva transferidos $200.000 millones en lo que va del mes ($380.000 en el último bimestre y $710.000 millones en lo que va del año) y que luego se ve forzada a retirar del mercado parte de esos pesos que el Tesoro Nacional inyecta. Por esta razón, la deuda ya supera los 4,1 billones y lo llevó a emitir a la vez otros casi $800.000 millones en lo que va del año para pagarles intereses a los bancos.

“El problema de otra mala licitación es que se van agotando los límites de financiamiento monetario. Ahora no sólo financian el déficit sino los pagos netos de deuda. Pero la maquinita no es ilimitada y, por ende, el déficit tampoco”, observó inquieto el economista Juan Ignacio Paolicchi, de Consultora Empiria.

El traspié en la estrategia oficial de financiamiento se hizo más visible porque la Secretaría de Finanzas se había fijado como objetivo captar hoy unos $110.000 millones para mantener un ratio superior al 120% considerando el total que le vence y la deuda nueva que capta para cubrir el creciente bache fiscal. En especial porque cerró las tres subastas con un roll-over del 97%, con lo que se aleja más del cumplimiento de su meta presupuestaria y deja mal parado al ministro Martín Guzmán, que venía de proclamar ante el parlamento ayer que “todo ha ido mejor, miren por donde miren”.

El problema de la mala licitación del MECON es que se van agotando los límites de financiamiento monetario. Ahora no sólo financian el déficit sino los pagos “netos” de deuda. La maquinita no es ilimitada y, por ende, el déficit tampoco.

— Juan Ignacio Paolicchi (@JuanPaolicchi) August 27, 2021

En especial porque además se había esforzado en reabrir muchos instrumentos próximos a vencer (en menos de 5 meses, 4 de los 5 que puso a disposición de los inversores) para adaptarse a la tendencia cortoplacista que muestra el mercado en proximidad de las elecciones de medio término, aunque eso implique volver a encontrarse con la misma deuda en apenas unos meses. Y aun así apenas consiguió que se presenten ofertas de compra por $76.262 millones, lo que muestra que ni siquiera se trató de un intento por evitar un aumento fuerte en el costo de financiamiento, que se mantuvo entre el 39 y 40% nominal anual, para las emisiones en pesos, o en 2,92 puntos por sobre la inflación, para la Letra del Tesoro ajustable por CER (Lecer).

Para tratar de enmendar el faltante, la Secretaría de Finanzas activará el lunes el programa de creadores de mercado, lo que implicará una segunda vuelta de la licitación y podría sumarle un 20% más de lo captado hoy. Es una iniciativa, de la que participan en esta primera etapa los bancos Galicia, Hipotecario, Santander; BBVA, BNP, HSBC, Morgan Chase, Nación y Provincia y los agentes Allaria Ledesma, Balanz Capital, Rosario Valores y TPCG, con la que busca aumentar la demanda de sus títulos de deuda y a la vez asegurar un mayor desarrollo del mercado secundario de estos instrumentos.

De esta manera, habrá que estar atentos a esta segunda vuelta del lunes para saber si se consiguen en ella al menos los $8500 millones faltantes para cubrir los vencimientos más inmediatos.

“De acuerdo a lo establecido en la Resolución Conjunta 1/2021, el lunes 30/8 tendrá lugar la “Segunda Vuelta”, donde los Aspirantes a Creadores de Mercado podrán ingresar ofertas al precio de corte de la licitación por hasta un total máximo del 20% del monto adjudicado, lo que representa cerca de $14.274 millones”, se destacó en la comunicación oficial.

Por lo pronto en la licitación del día el Gobierno adjudicó:

-$15.394 millones en una Letra a Descuento (Lede) a vencer en 91 días (el 30 de noviembre), por la que pagó una tasa del 39,27% anual.

-$5417 millones en otra Letra a tasa variable de pases pasivos a siete días +3% (Lepase) a caducar en igual fecha para la que validó una tasa del 39% anual.

-$18.707 millones con otra Lede a vencer a fin de año (122 días), que tomó a una tasa del 39,83% anual.

-$14.423 millones con otra Lede a vencer el 31 de enero, que colocó a una tasa del 40% anual.

-Y $18.950 millones con una Letra ajustable por CER (Lecer) a por vencer el 22 de febrero.

El secretario de Finanzas, Rafael Brigo, destacó que “el 60% del financiamiento fue logrado con instrumentos colocados a tasa fija”, mientras un 32% fue ajustable por inflación y el 8% restante a tasa variable. Y recordó que el financiamiento neto acumulado en 2021 es cercano a los $381.000 millones, lo que implica un ratio de roll-ver del 119% y un total de emisiones por $2,4 billones.