Eduardo Feinmann y Pablo Rossi analizaron el discurso de Máximo Kirchner en un acto de cierre de campaña de cara a las próximas Elecciones legislativas 2021. El diputado nacional había pedido un minuto de silencio por las muertes durante la pandemia de coronavirus, pero lo dijo mal y no pasó desapercibido por los periodistas.

Juana Viale estalló por las versiones sobre su hija, Ámbar de Benedictis: “Es mentira”

“Máximo siempre usa ese tono moderado hasta que le salta la chaveta. Cuando le salta la térmica, el tipo muestra lo que es. Por eso hoy me sorprendió: muy coacheado. Él pide un minuto de silencio para todas las familias que han sufrido la pérdida de los muertos, pero me llamó poderosamente la atención el gesto. Tiene una sonrisa burlona. Por ahí el exagerado soy yo”, dijo el conductor de El Noticiero (LN+).

El periodista se refería al “minuto de silencio para todos aquellos y aquellas” que perdieron un ser querido durante la pandemia, tal como lo citó el diputado. “¿De qué te reís Máximo? ¿De qué te cag…s de risa?”, indagó el conductor que trató de buscar la opinión de los presentes. “Se te cag…n de risa hasta en el pedido de minuto de silencio. Para mí, sinceramente, esta gente, de verdad son psicópatas, cínicos, inmorales”, enumeró.

Rossi, en tanto, sostuvo que alguien le debió “haber dicho que como parte de la campaña, tenía que pedir un minuto de silencio, por lo que con esto ‘iba a quedar bien’”. “Parece que no lo coachearon para que ponga una cara de circunstancia, mínimamente compungido. Tristeza. Respeto”, agregó.

Feinmann, por su lado, sostuvo que el diputado nacional “estaba hablando de los muertos y se cag… de risa”. Enseguida, Silvia Mercado reparó en que el pedido estaba dirigido a los familiares en vez de a las víctimas. “No fue por los muertos, sino para los familiares”, dijo la periodista. “Ya tenemos la sonrisa socarrona. Cag…ndose de risa del sufrimiento. Este muchacho, Máximo, no está bien”, añadió el conductor.

“Quería ser empático y le salió todo mal. Máximo se albertizó, de alguna manera, porque lo dijo mal”, propuso Rossi. “Si vos los dejás pasar, estos tipos te llenan la cabeza de palabras y se creen que somos todos pelot… y no. Yo tengo cara de bolud… Y yo soy un reverendo bolud… quédense tranquilos los kumpas, pero quiero que vean [un video]. Me parece que le quiso echar la culpa a alguien y, en realidad, la culpa se la echó a su mamá”, añadió sobre el discurso de Máximo cuando dijo que “la administración que finalizó a finales del 2015 dejó un desastre económico y social”.

“Alcáncenle un almanaque”, dijo Rossi. “Acaba de admitir el kumpa Máximo en el acto central de cierre de campaña del oficialismo que el desastre económico y social lo dejó su madre [Cristina Kirchner] en 2015, porque el Gobierno no era de [Mauricio] Macri, sino de su mamá”, afirmó.