¿Cuál principio debería primar: el principio de la representación de la voluntad popular o el de la paridad de género? Esta disyuntiva surgió con la posibilidad de que Ricardo López Murphy, quien compite como primer precandidato de la lista de Republicanos Unidos en Juntos por el Cambio, se quede fuera de la boleta y sin posibilidad de acceder una banca en la Cámara baja aun superando el piso mínimo del 15% acordado por la alianza para la integración de las listas a través del sistema D’Hondt.

El reglamento interno que firmaron los apoderados de los partidos que conformaron la alianza electoral de Juntos por el Cambio (JxC) en la Capital adhiere a la ley de paridad de género (27.412), que establece que la nómina debe integrarse ubicando de manera intercalada a mujeres y varones desde el primer candidato o candidata hasta el último o última postulante suplente.

A su vez, en el artículo 23 del acta constitutiva de la alianza se le otorga potestad a la Junta Electoral del espacio para reemplazar por un varón o una mujer, dependiendo el caso, al candidato que afecte la alternancia fijada por la ley de paridad.

Padrón Electoral 2021: dónde voto en las PASO y en las generales

Por lo tanto, López Murphy podría entrar o quedar afuera de la lista ganadora de la interna si cae en un casillero impar de la nómina, que le correspondería a una mujer. Es decir, que si a López Murphy le correspondiera el tercer, quinto o séptimo lugar de la lista definitiva su puesto sería para la investigadora del Conicet Sandra Pitta. En cambio, el “bulldog” tendría garantizada su banca si la división del sistema D’Hondt lo ubica en un casillero par (el 2, 4, 6 u 8).

Esta singular situación no se limita a los confines porteños de Juntos por el Cambio. De hecho, se podría replicar en todas aquellas alianzas donde se haya acordado la integración de sus listas según el sistema D’Hont respetando la ley de paridad de género.

En Santa Fe, por caso, donde la coalición opositora compite con cuatro listas a diputados nacionales, el reglamento interno fija que las listas se integren a partir de un piso del 20% de los votos de la alianza y se distribuyan también por medio del sistema D’Hont.

“Es probable que nosotros tengamos los mismos problemas que Juntos por el Cambio en la Capital a la hora de integrar nuestras listas”, admitió José Corral, uno de los precandidatos a senador del espacio.

La interna entre las listas de Omar Perotti y Agustín Rossi tampoco prevé cómo superar una eventual colisión entre el sistema D’Hont y la paridad de género

El problema no es privativo de Juntos por el Cambio: en el Frente de Todos en Santa Fe, donde compiten dos listas a diputados nacionales apañadas por gobernador Omar Perotti y del exministro de Defensa Agustín Rossi, se acordó un piso del 10% de los votos obtenidos por la alianza para acceder a la conformación final de la lista y que los lugares se definan por sistema D’Hont según la ley de paridad.

La solución bonaerense

En Buenos Aires, en tanto, los dirigentes de Juntos encontraron una solución al dilema. Allí la coalición opositora compite con dos listas a diputados nacionales: la que encabeza Diego Santilli (Pro) y Facundo Manes (UCR). Sus representantes, a propuesta del exsubsecretario de Asuntos Electorales del gobierno de María Eugenia Vidal Manuel Terrádez, descartaron el sistema D’Hont y acordaron, en cambio, que la integración final de la nómina sea por tramos de porcentaje de votos obtenidos por los precandidatos dentro de la alianza tras superar el piso del 20%

En el reglamento interno se estipulan distintas variantes para conciliar las nóminas. Para el caso de las listas encabezadas por precandidatos del mismo género (como es este caso), cuando la lista que consiga el segundo lugar dentro de la alianza obtenga hasta el 30% de los votos, la minoría se integrará en los lugares titulares 3°, 8°, 13°, 18°, 23°, 28°, 33° y suplente 5°.

Si la lista que consigue el segundo lugar dentro de la alianza obtiene más del 30% y hasta el 40% de los votos, la minoría se integrará en los lugares titulares 3°, 6°, 9°, 12°, 15°, 18°, 21°, 24°, 27°, 30°, 33° y suplentes 3°, 6° y 9°. Por último, si la lista que consigue el segundo lugar dentro de la alianza obtiene más del 40% de los votos válidos emitidos, la minoría se integrará en los lugares titulares 3°, 4°, 7°, 8°, 11°, 12°, 15°, 16°, 19°, 20°, 23°, 24°, 27°, 28°, 31°, 32°, 35° y suplentes 3°, 4°, 7° y 8°.

“Es un sistema más equitativo que respeta la voluntad popular y la paridad de género y una solución para los distritos de magnitud mediana o grande, como Buenos Aires, la Capital, Córdoba o Santa Fe. El problema surge en los distritos pequeños”, explica Terrádez.