El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, indicó hoy que la inflación “tiene una causalidad múltiple”, pero acusó a los empresarios industriales de querer recomponer márgenes con incrementos en torno al 80 o 90% en el último año, por arriba del 52% de inflación interanual en el último mes.

“Reconocemos que la inflación tiene una causalidad múltiple, tiene que ver con situaciones donde la oferta no responde a la demanda. Pero en el último año, hemos visto recomposición de márgenes de empresas industriales que han aumentado sus precios en el orden del 80 o 90% y también hemos sufrido las consecuencias de la pospandemia, los efectos inflacionarios y del aumento de los precios de los alimentos y del petróleo”, dijo Pesce en la décimo octava versión de Latin American Cities Conference: Buenos Aires, organizada por el Council of the Americas, en asociación con la Cámara Argentina de Comercio (CAC).

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el jueves 26 de agosto

“Esperamos que estos fenómenos se morigeren en el futuro, que la inflación se modere en los próximos meses y el aporte del BCRA, de ralentizar el tipo de cambio para evitar expectativas inflacionarias, creemos que puede ser sostenido sin afectar la competitividad del tipo de cambio, más allá de las coyunturas políticas y económica”, agregó el titular de la política monetaria.

El economista indicó también que la inflación está ligada al mercado de capitales. “Si no se desarrolla en una economía dolarizada, como es la Argentina, cada vez que se incrementen los ahorros, habrá presiones sobre el mercado cambiario y eso se puede traducir en presiones inflacionarias”, señaló.

En ese sentido, dijo que la Argentina necesita de la inversión extranjera porque aporta innovación y tecnología, pero que el país “tiene una fuerte capacidad de ahorro”. “Hoy el Banco Central tiene esterilizados $4 billones [en letras de corto plazo y pases], que equivalen a más de US$30.000 millones. Lo lógico sería que el mercado de capitales y el financiamiento orientara esos recursos a la inversión”, analizó.

Y detalló que los residentes argentinos tienen US$400.000 millones en activos en el exterior y US$100.000 millones en billetes, “una liquidez mayor que manejan algunas regionales de la Reserva Federal [el banco central] de Estados Unidos”.

Con relación a los controles cambiarios, Pesce señaló que el Banco Central “ha venido trabajando para mejorar la regulación”. “La Argentina exporta por año US$60.000 millones. En un año normal de crecimiento, el país necesita más de US$60.000 millones solo de importación de bienes, por eso se necesitaba tener algún mecanismo regulatorio de su mercado cambiario”, explicó.

“Vemos que las exportaciones comienzan a crecer y por eso mejoramos nuestra regulación cambiaria, especialmente orientada a las empresas que incrementan sus exportaciones. Con el incremento de exportaciones entre 2020 y 2021, las empresas ahora puedan disponer de entre el 5 y 15% del aumento exportado para realizar pagos que estaban restringidos al exterior. Permitimos la repatriación de capitales y el financiamiento nuevo que reciben las empresas. Estamos estudiando la autorización de la aplicación de nuevos financiamientos a conceptos que hoy están restringidos por la regulación cambiara, en la medida en que nuestro saldo comercial crezca y que podamos acumular reservas”, agregó.

Además indicó que el Banco Central permitió el pago de importaciones de bienes de capital sin restricciones y el libre acceso al mercado de cambios para la importación a aquellas empresas que participan del Plan Gas. “A medida que podamos exportar más, seguiremos reduciendo nuestras restricciones cambiarias, queremos llegar a algún punto de no necesitar este tipo de controles”, indicó.

Finalmente se refirió a la negociación con el FMI. “Estamos trabajamos intensamente con los funcionarios del Fondo para buscar un mecanismo de acuerdo sobre los vencimientos de deuda que tiene la Argentina. En esta búsqueda de esta solución, hay limitaciones institucionales que tiene el propio FMI en su carta orgánica y también tenemos limitaciones internas, especialmente macroeconómicas, pero confío que en este trabajo intenso podamos llegar a un acuerdo positivo”, indicó.

“Somos optimistas en que la Argentina podrá vencer su restricción externa. Tiene un compromiso en el desarrollo de su mercado de capitales y confiamos que el contexto inflacionario tenderá a desacelerarse. Por último, esperamos llegar a un acuerdo conveniente tanto para la Argentina como para el FMI lo más antes posible”, concluyó.

Más tarde fue el turno del ministro de Economía, Martín Guzmán, de hablar y adelantó que esperan un crecimiento de la economía de 8% para este año. “La situación macroeconómica se está tornada mes a mes más robusta. Estamos es un proceso sólido de recuperación económica, con características heterogéneas, pero con una clara proyección de crecimiento vigoroso para 2021. Actualizamos nuestras proyecciones de crecimiento de 7% para 2021 a 8%”, indicó.

Guzmán dijo además que el empleo total registrado de la economía creció en 19.800 puestos en el mes de mayo y que aumentó 1,6% con respecto al mismo mes de 2020, cuando regía la cuarentena estricta.

Mirada a futuro

Más temprano, el presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Natalio Mario Grinman, indicó que los argentinos vienen de varios meses difíciles. “Sufrimos cuantiosas pérdidas humanas y también un gran daño sobre nuestra economía. Muchas veces a lo largo de nuestra historia padecimos por nuestros propios errores; esta vez sufrimos por un virus que puso en vilo al mundo. Sin negar este escenario, sin negar las dificultades que enfrentamos, hoy quiero apuntar hacia el futuro. No con un optimismo ingenuo, pero sí con vocación de convocarlos a afrontar y superar los desafíos que tenemos por delante”, sostuvo.

“Sabemos que hay mucho aún por hacer, que en algunas actividades todavía no se recuperó el nivel de actividad prepandemia, que numerosas empresas desafortunadamente no soportaron las dificultades y cerraron sus puertas, y que se perdieron cuantiosos puestos de trabajo. Pero también estamos convencidos de la enorme resiliencia que nos caracteriza a los argentinos”, remarcó.