El año pasado, alquilar un dos ambientes en Zona Norte costaba $19.957 por mes. Hoy, se necesitan $41.125 -más del doble- para rentar la misma unidad. Este monto significa una suba del 5,4% respecto al precio de mayo, y pese a registrar un 25,5% de inflación en lo que va del año, los contratos de alquiler se incrementaron por encima, un 38,9%. En el análisis interanual, los alquileres de las localidades del Norte aumentaron 106,1%, más del doble que la inflación interanual (50%), según el relevamiento que realiza todos los meses Zona Prop. El mismo informe establece que un tres ambientes de 70 m2 se alquila por $59.314 por mes.

Nordelta es el barrio que lidera el ranking de precios de la zona con $62.372 mensuales, casi tres veces más caro que hace un año. Este monto es un 6,2% de lo que pagaba un inquilino por la misma unidad, con un contrato cerrado en mayo. El dato prueba que alquilar en la ciudad pueblo de Tigre es más caro que renta un departamento en Palermo ($46.015) y Recoleta ($40.760).

Alquilar hoy dos ambientes en CABA sale más del doble que antes de la pandemia

En el medio de la ranking de las localidades de zona Norte se encuentra Victoria, en donde alquilar un dos ambientes cuesta $43.045 por mes y cierra el listado con la oferta más barata José C. Paz Este, a $23.745 al mes. Mientras tanto, los precios en todos los barrios de esa localidad relevados por Zonaprop aumentaron más de 69% en el último año. Lo que sí se mantiene constante – y bajo- es el volumen en oferta de departamentos, el cual sigue cerca del mínimo de la serie.

En la comparación, la oferta de zona Oeste Sur resulta mucho más accesible: un dos ambientes ronda los $27.413 por mes, un 50% menos que las opciones en el Norte.

Por último, un número clave para los inversores es la rentabilidad que en la oferta de zona Norte viene en alza desde junio del 2020, y a día de hoy se posiciona en casi el 3% anual, según Zona Prop. Ese porcentaje indica que se necesitan 33,4 años de alquiler para repagar la inversión de compra, 38% menos que un año atrás.

Los juicios de desalojo tardan hasta tres años en resolverse