Por Hyonhee Shin y Josh Smith

SEÚL, 9 sep (Reuters) – Corea del Norte celebró el 73
aniversario de su fundación con un desfile militar nocturno en
la capital, informaron los medios estatales el jueves,
publicando fotografías de filas de personas marchando vestidas
con trajes de color naranja contra materiales peligrosos, pero
sin misiles balísticos.

Kim Jong Un, líder del aislado estado, asistió al acto,
mientras las fuerzas paramilitares y de seguridad pública de la
Guardia Roja de Trabajadores Campesinos, la fuerza de defensa
civil más grande del país, marchaban en la plaza Kim Il Sung de
Pyongyang a la medianoche del miércoles, mostraron los medios
estatales.

Rodong Sinmun, el periódico del gobernante Partido de los
Trabajadores, publicó fotografías de personas con trajes de
color naranja contra materiales peligrosos y con mascarillas de
grado médico, en un aparente símbolo de los esfuerzos contra el
coronavirus, además de tropas con rifles marchando juntas.

También se exhibieron algunas armas convencionales,
incluidos varios lanzacohetes y tractores con misiles
antitanque.

No obstante, no se vieron ni fueron mencionados los misiles
balísticos en los informes, y Kim no pronunció ningún discurso,
a diferencia de octubre pasado, cuando se jactó de las
capacidades nucleares del país y mostró misiles balísticos
intercontinentales nunca antes vistos durante un desfile militar
antes del amanecer.

«Las columnas de prevención de epidemias de emergencia y el
Ministerio de Salud Pública estuvieron llenas de entusiasmo
patriótico al mostrar las ventajas de los socialistas en todo el
mundo, mientras protegían firmemente la seguridad del país y su
gente de la pandemia mundial», dijo la KCNA.

Aunque los participantes en el desfile vestían trajes contra
materiales peligrosos, ninguna de las miles de personas
presentes en la plaza aparecieron con mascarillas protectoras en
las fotos y videos distribuidos por los medios estatales.

Las transmisiones de la televisión estatal del desfile y
otros eventos mostraron a Kim rodeado de cerca por una multitud
de personas tocándolo y dándole la mano.

(Reporte de Hyonhee Shin y Josh Smith en Seúl y David
Brunnstrom en Washington; editado en español por Carlos Serrano)