Por Emma Farge

GINEBRA, 6 sep (Reuters) – Cientos de centros médicos en
Afganistán corren el riesgo de cerrar de forma inminente porque
los donantes occidentales que los financian tienen prohibido
tratar con el nuevo gobierno talibán, declaró el lunes un
funcionario de la Organización Mundial de la Salud.

Alrededor del 90% de los 2.300 centros de salud de todo el
país podrían tener que cerrar tan pronto como esta semana,
afirmó a Reuters en una entrevista el director regional de
emergencias de la agencia sanitaria de la ONU, Rick Brennan.

Dijo que puede que los donantes occidentales tengan normas
que les impidan tratar con los talibanes, sin entrar en más
detalles.

«Vamos a tener una pausa en las operaciones en una gran
proporción de esas (instalaciones sanitarias). Según algunas
estimaciones, hasta el 90% dejará de funcionar probablemente
esta semana y eso se asociará a un aumento de las enfermedades y
muertes», aseguró Brennan.

La OMS está tratando de remediar la situación proporcionando
suministros, equipos y financiación a 500 de los centros de
salud, dijo.

El organismo también estaba en contacto con Qatar para que
los suministros médicos llegaran por avión, añadió.

«Esperamos recibir hasta dos o tres cargamentos de
suministros por avión del gobierno de Qatar, probablemente en
Kabul en la próxima semana», dijo.

Las próximas entregas incluirán pruebas de COVID-19 y
suministros para tratar enfermedades crónicas.

Junto con otros organismos de ayuda, la OMS ha tenido
dificultades para hacer llegar suministros médicos, incluidos
kits de traumatología, en parte debido al caos del aeropuerto de
Kabul.

Los suministros médicos siguen llegando por avión a través
de la ciudad septentrional de Mazar-i-Sharif y la OMS también
está explorando opciones por tierra a través de camiones desde
Pakistán, dijo Brennan.
(Reporte de Emma Farge; editado en español por Benjamín Mejías
Valencia)