BRASILIA.- Envalentonados por la convocatoria del presidente, Jair Bolsonaro, para celebrar el Día de la Independencia y elevar su disputa con el Poder Judicial, seguidores del controvertido mandatario se despliegan en las calles de Brasilia y San Pablo para participar de la marcha que mantiene en alerta a Brasil.

El despliegue comenzó a ser transmitido minutos atrás en la cuenta de Facebook del jefe de Estado, pero las movilizaciones habían iniciado anoche, cuando algunos manifestantes intentaron avanzar sobre un bloqueo policial en el centro de Brasilia para acceder a la Explanada de los Ministerios.

A bordo de camiones y otros vehículos, cientos de personas que ya se encontraban en la capital para participar de los actos de este martes “rompieron barreras de contención” e ingresaron por la avenida que conduce al Congreso y el Supremo Tribunal Federal (STF), que estaba cerrada al tránsito como medida de seguridad, según la policía del Distrito Federal.

“¡Acabamos de invadir! La policía no pudo contener al pueblo! Y mañana vamos a invadir el STF”, gritaba uno de los manifestantes, según un video difundido por las redes sociales.

Alguém poderia me dizer se isso na mão desse senhor é um consolo? pic.twitter.com/PC4ki3GkMa

— Professor Toninho Vespoli (@ToninhoVespoli) September 7, 2021

Sin embargo, los manifestantes no lograron alcanzar su objetivo de rodear la sede del Supremo Tribunal Federal (STF), que algunos habían planeado ocupar en esta protesta inspirada en el asalto del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos por partidarios del entonces presidente Donald Trump.

La plaza del edificio del STF permanecía cerrada por barreras y una línea de policía, dijo el departamento de seguridad de la ciudad.

El gobierno del Distrito Federal prevé un operativo con 5000 policías para proteger los edificios públicos y evitar desmanes este martes, teniendo en cuenta que grupos opositores también convocaron protestas.

WE SUPPORT BOLSONARO #Dia7VaiSerGIGANTE pic.twitter.com/RQ6PP6wt7c

— Marcio Cezarotto (@MarcioCezarotto) September 6, 2021

Las caravanas de camiones y colectivos han llegado a la capital, Brasilia, y a la ciudad más grande del país, San Pablo, donde se anticipan las dos manifestaciones más grandes, y donde Bolsonaro realizará actos públicos.

Con su popularidad en caída, hace días Bolsonaro llama a movilizar su mayor manifestación callejera a nivel nacional hasta la fecha y demostrar fuerza luego de una serie de reveses, en especial a manos del Supremo Tribunal Federal. Pero su plan corre el riesgo de fracasar en caso de que la multitud no sea suficientemente grande o si ocurren actos violentos que sean percibidos como resultado de la influencia del mandatario.

Bolsonaro afirmó en los últimos días que espera movilizaciones multitudinarias para enviar un “ultimátum” a los jueces de la Corte Suprema que abrieron varias investigaciones contra él y su entorno, entre otras cosas por difundir informaciones falsas.

A pesar de afirmar que el objetivo de las marchas es defender la “libertad”, muchos de los manifestantes que apoyan a Bolsonaro y que se organizaron mediante las redes sociales prevén enarbolar eslóganes en favor de ataques a las instituciones democráticas. Algunos incluso piden una “intervención militar” comandada por Bolsonaro.

A nivel internacional, más de 150 expresidentes y líderes de la izquierda firmaron una carta abierta criticando a Bolsonaro por alentar lo que llamaron una copia del asalto del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos.

Las manifestaciones están “avivando los temores de un golpe de estado en la tercera democracia más grande del mundo”, decía la carta.

Agencias AP, AFP y Reuters