La Conmebol siempre avaló la realización del partido Brasil-Argentina a partir de los protocolos sanitarios acordados con sus diez federaciones miembros. La entidad sudamericana adjudicó al árbitro venezolano Jesús Valenzuela la decisión de suspender el encuentro, no lo atribuye al retiro del seleccionado argentino cuando a los 4 minutos del primer tiempo ingresaron funcionarios de Anvisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) para impedir que siguieran jugando Emiliano Martínez, Cristian Romero y Giovani Lo Celso, lo tres futbolistas procedentes de Inglaterra que deberían haber cumplido una cuarentena (además de Emiliano Buendía, que no era titular).

🏆 #Eliminatorias

🎥 Así sonó el himno argentino 🇦🇷 en Brasil 👇pic.twitter.com/XbPCnoXTZT

— Selección Argentina 🇦🇷 (@Argentina) September 5, 2021

Debido a que las eliminatorias mundialistas son una competencia que está bajo la esfera de la FIFA, Conmebol informó que la entidad que preside Gianni Infantino será la encargada de resolver disciplinariamente sobre la suspensión. Hace unas semanas, la FIFA falló en contra de un pedido de La Liga de España para impedir la cesión de los futbolistas para las eliminatorias.

Mientras tanto, la Confederación Brasileña de Fútbol emitió una comunicado en el que se manifiesta “sorprendida” por la medida intempestiva de Anvisa. El texto cita lo siguiente: “La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) lamenta profundamente los hechos que terminaron provocando la suspensión del partido entre Brasil y Argentina (…). CBF defiende la implementación de los protocolos de salud más rigurosos y los cumple en su totalidad. Sin embargo, enfatiza que quedó absolutamente sorprendida por el momento en que se produjo la acción de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria, con el partido ya iniciado, ya que Anvisa pudo haber ejercido su actividad de manera mucho más adecuada en los distintos momentos y días, antes del partido”.

Los jugadores de Brasil y un entrenamiento a puertas abiertas… Luego de la suspensión del partido con Argentina, los locales se quedaron en el campo de juego de Corinthians (Alexandre Schneider/)

El escrito continúa así: “La CBF también enfatiza que en ningún momento, a través del presidente interino, Ednaldo Rodrigues, o sus directores, interfirió en cualquier punto relacionado con el protocolo sanitario establecido por las autoridades brasileñas para el ingreso de personas al país. El papel de la CBF fue siempre con el intento de promover el entendimiento entre las entidades involucradas para que los protocolos sanitarios se cumplieran satisfactoriamente y se pudiera jugar el juego. CBF reitera su decepción por los hechos y espera la decisión de CONMEBOL y FIFA sobre el partido”.

Como presidente de la @AFA, lamento mucho la suspensión de lo que debía ser una fiesta para el fútbol sudamericano.
Siempre nos hemos guiado por la legislación sanitaria vigente en @CONMEBOL.
Quedamos a la espera de la resolución del Tribunal de Disciplina de @FIFAcom.

— Chiqui Tapia (@tapiachiqui) September 5, 2021

Ya entrada la noche, Anvisa emitió otro comunicado en el que expresó los pasos que fue siguiendo, dejando en claro que había informado sobre la situación un día antes, y que buscó soluciones intermedias, sin tener que llegar a interrumpir el partido: “Desde la tarde del sábado (9/4), ANVISA, en una reunión realizada con la participación de representantes de CONMEBOL, CBF  y el delegado de la Argentina, recomendó la cuarentena de los cuatro jugadores argentinos, antes de confirmar que los jugadores proporcionaron información falsa y lo hicieron de manera inequívoca. Así se incumplió con la Ordenanza Interministerial No. 655, de 2021, que establece que los viajeros extranjeros que hayan pasado por Reino Unido, Sudáfrica, Irlanda del Norte e India en los últimos 14 días tienen impedimento para ingresar a Brasil”.

Y agregó: “Este domingo por la mañana, Anvisa llamó a la Policía Federal para que se adopten de inmediato las medidas en el ámbito de la autoridad policial. En el ejercicio de su misión legal, Anvisa ha perseguido, desde el principio, el cumplimiento de la legislación brasileña, que -en este caso- se limitó a la segregación de los cuatro actores involucrados y la adopción de las medidas sanitarias correspondientes”.

Más del comunicado de Anvisa

“Desde el momento en que tuvo conocimiento de la situación irregular de los jugadores, el mismo día de la llegada de la delegación, Anvisa comunicó el hecho a las autoridades de salud brasileñas, a través del CIEVS, el Centro de Información de Vigilancia Estratégica en Salud.

Emiliano Martinez de Argentina se calienta antes de un partido entre Brasil y Argentina como parte de los Clasificatorios Sudamericanos para Qatar 2022 en el Arena Corinthians el 05 de septiembre de 2021 en Sao Paulo, Brasil. (Alexandre Schneider/)

“Cabe aclarar que los jugadores ingresaron a Brasil a las 8 de la mañana del 3 de septiembre, proporcionando información falsa. El mismo día, Anvisa identificó que la información era falsa e incluso en la noche del 3 de septiembre, Anvisa notificó al CIEVS, actualizó a las autoridades de Salud (Ministerio de Salud y Departamento de Salud de São Paulo).

“El 4 de septiembre, a las 5 de la tarde, se realizó una reunión con las instituciones involucradas, en la que Anvisa y la autoridad de salud de San Pablo informaron la contingencia de cuarentena. Sin embargo, incluso después del encuentro y comunicación de las autoridades, los jugadores participaron en los entrenamientos de la noche del sábado.

“Este domingo por la mañana, Anvisa notificó a la Policía Federal, y hasta el inicio del juego, realizó gestiones, con apoyo policial, para hacer cumplir la medida de cuarentena impuesta a los jugadores, su inmediata segregación y transporte al aeropuerto. Los intentos se vieron frustrados, desde la salida de la delegación del hotel, e incluso por un tiempo considerable antes del inicio del juego, cuando Anvisa tuvo su actuación pospuesta ya en las instalaciones del estadio Itaquera.

“La acción de Anvisa, en definitiva, se limitó a buscar el cumplimiento de las leyes brasileñas, que se limitarían a la segregación de jugadores y sus respectivas multas.

“La decisión de interrumpir el juego, en este caso, nunca fue competencia de la Agencia. Sin embargo, la selección de jugadores que no cumplieron con las leyes brasileñas y la normativa sanitaria del país, e incluso entregaron información falsa a las autoridades, eso sí, requirió la actuación de la Agencia Estatal, en tiempo y forma”.