4 sep (Reuters) – El número de muertos dejados del huracán
Ida en Luisiana se elevó el sábado a 12, una cifra muy inferior
a las decenas de fallecidos en los estados del noreste de
Estados Unidos que visitará el presidente de Estados Unidos, Joe
Biden, la próxima semana para evaluar daños.

Cuatro estados del norte del país, incluidos Nueva York y
Nueva Jersey, empezaron el fin de semana del Día del Trabajo
escarbando entre los escombros dejados por el diluvio que causó
la muerte de más de 44 personas y provocó la paralización del
transporte público en la ciudad de Nueva York.

Los operadores de transporte prometieron restablecer algunas
líneas antes del inicio de la semana laboral el martes.

Biden visitará el martes Nueva Jersey y Nueva York,
devastadas por la tormenta, pocos días después de haber viajado
a Luisiana, donde la tormenta tocó tierra hace casi una semana.
Su viaje al noreste incluirá Manville, Nueva Jersey, y el barrio
de Queens en la ciudad de Nueva York, dijo la Casa Blanca.

El número de muertos confirmados por la tormenta en Luisiana
aumentó a 12 el sábado, dijo el gobernador Bel Edwards en una
conferencia de prensa. Advirtió que esas cifras podrían subir
porque muchas personas dependen de la energía de los
generadores, a los que se atribuyen cuatro muertes por monóxido
de carbono entre los 12 fallecidos, dijo el gobernador.

Más de 718.500 clientes de Luisiana siguen sin electricidad,
por debajo de los 1,1 millones de personas que el huracán Ida
dejó inicialmente a oscuras, dijo el gobernador.

Después de que Biden mencionó la posibilidad de utilizar un
crucero para alojar a los trabajadores que tratan de restablecer
la electricidad, la compañía Bahamas Paradise Cruise Line dijo
que desplegaría su buque insignia Grand Classica en Nueva
Orleans para alojar a 1.500 trabajadores de primera línea en
virtud de un acuerdo de fletamento con Entergy Corp.

«Los viajes chárter de ayuda humanitaria por huracanes son
algo que hemos hecho varias veces en el pasado, y estamos
orgullosos de poder pasar rápidamente a la acción ahora de esta
manera, ayudando a facilitar el alivio de los miles de personas
que siguen sin energía en toda la región», dijo Kevin Sheehan,
presidente de la línea de cruceros, en un comunicado.

En Luisiana se produjeron dos nuevas muertes entre anciandos
de una residencia que fueron evacuados desde una bodega en
Tangipahoa Parish, que está siendo investigada por denuncias de
malas condiciones.

«Tristemente, ahora también podemos confirmar 2 muertes
adicionales entre los residentes de hogares de ancianos que
habían sido evacuados a las instalaciones de Tangipahoa», tuiteó
el sábado el Departamento de Salud de Luisiana.

«Esto eleva el número de muertes de los residentes de
hogares de ancianos evacuados a esta instalación a 6», tuiteó el
departamento de salud.

(Reporte de Barbara Goldberg en Nueva York; reporte adicional
de Andrea Shalal y Valerie Volcovici en Washington; Editado en
Español por Ricardo Figueroa)