SANTA FE.- Alarma en el interior de esta provincia. Otra familia radicada en una zona rural sufrió anoche la violencia armada de un grupo de personas que le robaron dinero y teléfonos celulares. No hubo lesionados pero el caso, que se suma a otros registrados en los últimos dos meses, provoca inquietud en los residentes en campos del centro santafesino.

El último de los robos se registró en una vivienda ubicada en un tambo en jurisdicción de Grutly, departamento Las Colonias, 65 kilómetros al centro-norte de esta capital. Ocurrió alrededor de las 20 y el único policía del pueblo de turno debió dirigirse al lugar, distante seis kilómetros al oeste del ejido urbano, para desde allí convocar un refuerzo de la regional de la jurisdicción, con sede en Esperanza.

Encontró un “campo de batalla” con 100 corderos muertos y lo que hizo fue conmovedor

“Según relataron los vecinos damnificados, este robo ocurrió en un sector del tambo donde hay cuatro viviendas. Se trata de personas que trabajan en ese establecimiento, propiedad de un vecino del pueblo ahora radicado en Esperanza. Los damnificados creen que los delincuentes tenían datos precisos de que allí había plata porque las familias habían cobrado sus haberes el día previo. En una de las viviendas no pudieron ingresar y lo hicieron en otra, escopeta y revólveres en mano. Atacaron a otra familia, amenazaron a mayores y menores con asesinarlos a tiros y despojaron a los habitantes del lugar. Les llevaron celulares y una suma importante de dinero. La identidad de los damnificados no se da a conocer para no entorpecer la investigación. Intentaron robar otra vivienda pero desistieron y se fueron. Tenían algún apoyo de vehículos para salir de allí”, dijo a LA NACION el presidente comunal de Grutly, Víctor Beltramino.

“Hoy podemos asegurar que estamos muy complicados con los robos a mano armada en la zona rural de esta zona. Grutly es un pueblo chico. Entre colonia y pueblo no llegamos a sumar 1000 habitantes. Y es una zona tambera por excelencia, lo que hizo que muchas familias se fueran a radicar en el campo. Lamentablemente, el pueblo tiene solo cuatro policías, y ahora uno menos por licencia. El que estaba anoche de turno tuvo que ir al lugar del robo y el pueblo quedó sin seguridad”, apuntó el funcionario.

Las lluvias apuntalan el trigo y permiten pensar en la siembra de maíz

Para Beltramino, “a los asaltantes se les facilita el escape porque este distrito tiene conexión por tierra con varias localidades de la zona como Felicia, Humboldt, Sarmiento e Hipatia”.

“Tienen varios caminos alternativos, lamentablemente”, agregó. Ante una consulta, reconoció una serie de reuniones con funcionarios de Seguridad de la provincia. “Los vecinos colectaron firmas para acompañar nuestro pedido. Pero todos los casos que se registraron en los últimos meses no se resolvieron. Y eso es lo que genera impotencia”, remarcó.

La zona donde se produjo el asalto se encuentra ubicada a unos 5,5 kilómetros al oeste de Grutly. En el establecimiento lechero donde se produjo el robo hay en total 25 familias, que trabajan en dos tambos, que diariamente procesan 60.000 litros de leche.

“Venimos castigados con este tipo de robo en la zona. Lo sufrió hace poco un matrimonio de Hipatia, cuando tres delincuentes ingresaron a los tiros a un tambo y se llevaron 32.000 pesos que pertenecían a una abuela de 92 años dejando herido a su hijo de 62. A un hombre de 85 años también lo atacaron para robarle algo de dinero que tenía para su subsistencia. Y así, lamentablemente, se suman los casos de violencia que, como no se resuelven, generan intranquilidad. Acá vivimos del trabajo pero con tanta inseguridad se hace muy difícil”, insistió Beltramino.