BUENOS AIRES, 9 sep (Reuters) – La selección de fútbol de
Argentina venció el jueves 3-0 como local a Bolivia en las
eliminatorias sudamericanas para el Mundial de Qatar 2022, en un
partido en el que Lionel Messi marcó una tripleta y superó el
récord de Pelé como máximo goleador de selecciones
sudamericanas.

«Lo viví con mucha ansiedad, con muchas ganas de poder
disfrutarlo, esperé mucho tiempo esto. Ganamos el partido que
era lo importante, y ahora a disfrutar», dijo Messi a la
televisión local tras la victoria, con lágrimas en los ojos
antes de celebrar con su público la conquista de la reciente
Copa América.

«Lo busqué desde hace mucho esto, lo soñé, y gracias a Dios
se me dio. Un momento único después de tanto esperar, no
había mejor manera, y poder estar hoy festejando es increíble,
con mi mamá y mis hermanos en la tribuna, que sufrieron mucho
también», añadió.

Con la victoria, el representativo argentino llegó a 18
puntos y mantuvo el segundo lugar en la tabla de posiciones,
pese a tener un partido menos por la reciente suspensión del
clásico del fútbol sudamericano frente a Brasil.

En tanto, Bolivia sigue penúltimo con seis unidades,
producto de cinco derrotas, tres empates y un triunfo en nueve
presentaciones.

En el encuentro disputado en el estadio Monumental de Buenos
Aires, Messi abrió el marcador y alcanzó su récord personal al
minuto 13 con un remate frente a la portería que superó al meta
Carlos Lampe.

Argentina estuvo cerca de ampliar la ventaja a los 38
minutos con un disparo de Lautaro Martínez que salió desviado,
luego de una buena jugada de Messi por el sector izquierdo.

Seis minutos después, Messi llevó peligro con un remate
dentro del área que salió junto al poste derecho.

En la etapa complementaria, «La Pulga» marcó su doblete al
minuto 63 gracias a un disparo frontal tras una jugada asociada
con Martínez, con lo cual superó la marca que estaba en poder de
Pelé desde hace 50 años.

Messi completó su tripleta y llegó a 79 goles para la
«albiceleste» a los 88 minutos con un potente remate tras
aprovechar un rebote del portero Lampe.

El regreso de la afición

En el regreso del público a los eventos masivos en
Argentina, unos 21.000 aficionados vibraron con el seleccionado
que dos meses atrás conquistó la Copa América, el primer título
de la albiceleste en 28 años.

«Ser los bendecidos de haber conseguido entre tan pocas
entradas es una locura, una ansiedad tremenda de poder estar ahí
alentando a la selección y gritar lo que no gritamos en todos
estos años», dijo Sol Klausk en el ingreso al estadio, tras
superar largas filas que se formaron desde temprano.

Durante los 90 minutos, los futbolistas argentinos
recibieron el cariño del público que coreó el nombre de varios
de ellos y que también gritó «Scaloneta» refiriéndose al
entrenador Lionel Scaloni.

«Fueron dos años (sin público) y el fútbol lo vivo con amor,
entonces uno siempre quiere venir a la cancha, y más a alentar a
Argentina. Ahora, después de la Copa América, y toda esa
revolución que pasó, se espera muchísimo», dijo Iván Bidal.

Luego del encuentro, el seleccionado argentino celebró la
obtención de la Copa América con su público, al grito de «Dale
campeón» con un Messi emocionado hasta las lágrimas.

«Una de las pocas razones por las que veo fútbol es por
Messi, y la verdad es que verlo jugar hoy en vivo, o con solo
verlo entrar en calor, para mí es lo más grande», señaló
Gerónimo Sampaoli, otro de los simpatizantes que gozaron con el
fútbol de la «Pulga».
(Reporte de Ramiro Scandolo, editado por Carlos Calvo Pacheco)