En una industria dominada por las celebridades y las corporaciones del lujo, Sorbier es un diseñador excéntrico e independiente que trabaja con su querida cotorra “Lady” trepada a su hombro o encaramada peligrosamente cerca de la aguja de la máquina de coser.

Franck Sorbier con su máquina de coser mientras prepara su colección de moda primavera-verano 2017 de alta costura, en París, el viernes, 6 de enero de 2017. (Christophe Ena/)
El diseñador de moda francés, Franck Sorbier trabaja en un vestido para su colección Primavera-Verano 2017, en París. (Christophe Ena/)

Sorbier financia sus shows de habilidosa artesanía vendiendo los asientos para los desfiles de sus colecciones al gran público, en vez de enviar sólo invitaciones a personajes exclusivos. Para la diáfana colección primavera-verano de alta costura que exhibió en París esta semana, Sorbier y el equipo de su pequeño taller trabajaron de sol a sol desde octubre, mientras los fotógrafos de la agencia AP seguían su proceso creativo desde la concepción de las prendas hasta la pasarela.

Para marcar el 30 aniversario de esta casa de modas, Sorbier fue contactado por el Museo Mulhouse de Estampado en Tela para realizar una colaboración inspirada en antiguos motivos florares y en un material como el papel.

El diseñador de moda francés Franck Sorbier observa los primeros bocetos de lo que será su colección de moda primavera-verano de alta costura 2017, en París (Christophe Ena/)
Una costurera cose en los talleres de la casa de moda de Franck Sorbier para su colección Primavera-Verano 2017 colección de alta costura, en París (Christophe Ena/)

“Todas las flores que ven provienen de verdaderas fotografías y dibujos en papel del siglo XIX que descubrí en los archivos del museo”, dice Sorbier. “Estos vestidos son al mismo tiempo históricos y radicalmente modernos. Los motivos originales tienen más de cien años, pero fueron estampados sobre organza con una impresora de última generación.”

Una costurera cose, en la casa de moda Franck Sorbier las prendas para la colección de alta costura primavera-verano 2017 , en París (Christophe Ena/)

Sorbier empezó bocetando a mano los figurines de su nueva colección. Después, fueron cuatro meses de extenuante trabajo de tijera, aguja, y modelado, entre tazas de café y cigarrillos, que culminaron en un espectáculo de diez minutos para no parpadear.

Costureras trabajan en los talleres de Franck Sorbier creando lo que será su colección de alta costura Primavera-Verano 2017, en París (Christophe Ena/)
Isabelle Tartiere Sorbier, centro izquierda, y el diseñador de moda Franck Sorbier ver un maniquí mientras preparan la colección de Alta Costura Primavera-Verano 2017 , en París (Christophe Ena/)

El miércoles, en París, esa sublime artesanía de la alta costura se fusionó con los patrones florales del siglo XIX en la diáfana colección primavera- verano de Sorbier.

Franck Sorbier, centro, supervisa el backstage antes de presentar colección de moda primavera-verano alta costura 2017 en París. (Christophe Ena/)

Sobre el escenario de un viejo teatro, las modelos-bailarinas emergieron envueltas en papel madera, que rasgaron para revelar vivaces vestidos de ninfa en colores sepia que ondulaban ingrávidamente mientras ellas realizaban sus piruetas de hadas y deambulaban por el espacio.

Ultimos detalles detrás del escenario, durante la presentación de la colección 2017 de moda de alta costura de Franck Sorbier, en París (Christophe Ena/)
Desfile de las modelos con las creaciones de la colección de alta costura primavera-verano 2017 la de Franck Sorbier presentado en París (Christophe Ena/)

Múltiples capas, plisadas o drapeadas, rebotaron con el movimiento junto a vestidos de silueta en forma de “A” con secciones cuadradas de estampado floral en tonos cálidos y saturados.

Maravillado, el público estalló en aplausos.

Modelos exhiben las creaciones del diseñador francés Franck Sorbier como parte de su colección Primavera-Verano 2017 de alta costura, en París, miércoles, 25 de enero de 2017 (Thibault Camus/)

Fotos de Christophe Ena y Thibault Camus /AP

Textos AP

Edición fotográfica: Alfredo Sánchez

Traducción de Jaime Arrambide