“Campo Abierto” fue el nombre que eligió el Gobierno para el programa que lanzará luego de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) con el objetivo de favorecer a las entidades de la economía popular que desarrollan actividades de producción alimentaria. Serán respaldadas con programas, proyectos y financiamiento impulsados por el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes). Se destinarán 1000 millones de pesos.

“Yo estoy convencido de que es importante la heterogeneidad de la forma de producción de alimentos y distribución de alimentos en el país y con este programa lo que queremos es favorecer la producción de alimentos cooperativos, que es una parte grande e importante de la producción agropecuaria, para poder garantizar una distribución”, dijo en diálogo con LA NACION Alexandre Roig, presidente del Inaes, organismo dependiente del Ministerio de Desarrollo Social. El ente está encargado de promover y supervisar la actividad de cooperativas y mutuales.

Un gremio cruzó a Kulfas por negar los despidos en los frigoríficos y amenazó con cortar rutas

En ese sentido, el funcionario sostuvo: “En la Argentina tenemos miles de productos de altísima calidad, en general productos regionales, que tienen poca circulación y muchas veces tienen poca escala porque les falta tener una base financiera. Por eso con este programa queremos apoyar la producción de calidad, producciones locales, productos regionales, que es otro concepto de distribución”.

Aseguró que se busca “tener una idea integral para poder trabajar en tres componentes: la producción, la logística y la distribución”. Con respecto a la producción, se apunta a financiar mediante créditos el aumento de la producción de alimentos en las cooperativas, “desde la más pequeña hasta la más grande”. Mencionó a la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), Agricultores Federados Argentinos(AFA) y la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT).

Con el programa se busca el agregado de valor en origen

“Algunos grandes compradores de alimentos pagan a 60 o 90 días, entonces los pequeños productores no tienen para aguantar ese tiempo, lo que hace que muchas veces se limite su capacidad de producción y la capacidad de aumentar la escala. Con un fondo rotatorio que les permita aguantar ese tiempo, por ejemplo, se les abre también otros mercados”, ejemplificó.

Para el programa se van a destinar 1000 millones de pesos. ”Estamos en un momento en que tenemos que poner todas las herramientas a disposición para poder facilitar la producción y circulación de alimentos”, expresó.

En lo que respecta al sistema logístico, Roig detalló que junto al Ministerio de Agricultura trabajan en el armado de circuitos comerciales cortos con la división de 75 regiones en el país y algunos corredores de larga distancia para, por ejemplo, la pesca, el cabrito, la manzana de Río Negro o la yerba misionera.

Tras casi once meses, se define si habrá juicio por la usurpación del campo de Etchevehere

Con relación a la distribución, con Campo Abierto buscarán favorecer la creación y el desarrollo de proveedurías mutuales. “Son como supermercados mutuales, son varias las que hay en el país, que funcionan perfectamente y garantizan un precio de distribución más barato, trazabilidad de los productos y sobre todo una política de productos cooperativos y regionales”.

El funcionario contó que trabajan en el desarrollo de un sistema de franquicia pública. ”Van a tener un manual de operaciones, con control de calidad, que desarrollamos desde el Estado. Esto permite una articulación virtuosa entre Estado y privados, donde en este caso el Estado controla la calidad y garantiza la financiación que no se hace mediante un crédito”, expresó.

Si bien la creación del programa fue anunciada en el Boletín Oficial, Roig explicó que “se va a lanzar recién después de las PASO”. Indicó: “Lo que se publicó en el Boletín Oficial es una cuestión interna nuestra como para poder canalizar los fondos”.